De Belén a la Judería

  • La compañía de teatro San José representa el Nacimiento de Jesús en el patio principal del Palacio de Congresos hasta el próximo 30 de diciembre

Comentarios 1

La Biblia sólo tiene una versión oficial acerca del nacimiento de Jesús en Belén. Luego están las interpretaciones, como la última que ha hecho el Papa, Benedicto XVI, que elimina la mula y el buey de la estampa y quien asegura que la estrella que siguieron los Reyes Magos fue una supernova. Y, por último, las representaciones teatrales con ciertas licencias y que incluyen hasta una pedida de mano por parte de San José a la Virgen María. Al menos es de la que se puede disfrutar hasta el próximo 30 de diciembre en el patio de entrada del Palacio de Congresos y que interpreta la compañía teatral San Juan por segundo año consecutivo.

La puesta en escena de esta pequeña compañía -de la que sólo forman parte cuatro actores y un técnico- comienza en este punto, cuando San José acude a pedir la mano de la Virgen María en presencia de sus padres, San Joaquín y Santa Ana. A partir de ese momento, la versión sigue fielmente la historia contada en el texto bíblico, con la Anunciación del arcángel San Gabriel a la Virgen María; la visita de ésta a su prima Isabel; el anuncio de la Virgen María a San José de su embarazo gracias al Espíritu Santo, su rechazo y posterior aceptación; su huida a Egipto para eludir las amenazas de Herodes y, finalmente, el nacimiento de Jesús en Belén bajo el techo de madera de un portal. No en vano, la compañía se ha esforzado en seguir de la manera más fiel el relato cristiano y, para ello, se ha documentado a conciencia y han hablado con teólogos, según explica una de sus integrantes, Beatriz García-Pantaleón.

Dado que son sólo cuatro los actores que forman parte de esta compañía, dos de ellos tienen que interpretar dos papeles a lo largo de la puesta en escena del Nacimiento de Jesús. Es el caso de García-Pantaleón quien hace de Isabel, la madre de San Juan Bautista y prima de la Virgen María, y también de Santa Ana. Un cambio de personajes que arregla, simplemente, con la incorporación a su vestuario de un pañuelo negro sobre su cabeza. Por su parte, otro de los integrantes de la compañía hace las veces de San Joaquín y del arcángel San Gabriel, mientras que los que interpretan a San José y a la Virgen María tienen el privilegio de no cambiar de personaje durante la representación. La actriz, que se formó en la Escuela Superior de Arte Dramático Miguel Salcedo, reconoce que la época que interpretan "es muy lejana y, por eso, hemos tenido que medir los diálogos".

La puesta en escena también es obra de la compañía y, para recrear, en la medida de lo posible la historia han incorporado más de una quincena de ovejas y corderos, además de un burro, gallinas y algún que otro pavo como parte del atrezzo y que hasta el día antes de que concluya 2012 vivirán en el patio del Palacio de Congresos.

La obra incorpora, además, una voz en off que hace las veces de conductor de la historia, además de música. El público es también protagonista de este Belén viviente, puesto que los actores se entremezclan con los asistentes durante su interpretación. Se trata de una situación "difícil, pero también satisfactoria", según detalla García-Pantaleón, quien reconoce que requiere "mucha concentración". La actriz destaca también que en alguna que otra representación puede ver al público emocionarse con sus interpretaciones, incluso a asistentes que aseguran que no son creyentes y que les gusta la obra porque la representación "humaniza la historia".

La compañía San José, que  sube a escena el Belén viviente hasta el 30 de diciembre todos los viernes y sábados desde las 17:00 a las 20:00, mientras que los domingos amplía las actuaciones desde las 12:00 hasta alas 18:00.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios