Una 'Babel' junto a la Mezquita

  • El centro se llena de turistas internacionales en una época del año en la que, hasta hace poco tiempo, era impensable un trasiego tan amplio de extranjeros

Los turistas ya no temen al frío del invierno. Córdoba parece haber superado su tendencia histórica de destino primaveral a favor de una oferta permanente que tiene su eje en el patrimonio y la cultura. Eso sí, de bajo presupuesto en muchas ocasiones. "Esta Navidad hay muchísimos turistas nacionales y, sobre todo, de otros países. Se ven multitud de italianos, franceses y japoneses, pero son turistas de paseo, de mirar mucho y comprar poco", describía ayer un comerciante de la Judería, Rafael Moral. Una excursión de ciudadanos orientales se detiene, de repente, ante el escaparate de su joyería, Teccos Collection. "Hace una década hacían cuatro preguntas y compraban, pero ahora los japoneses han equiparado su gasto al de nacionalidades europeas y son especialistas en regatear. Quieren reducirle el precio a todo", explicó Moral.

La extensión de la red de ferrocarril de alta velocidad, la mejora de las carreteras y la profusión de líneas low cost a los aeropuertos de Sevilla y Málaga han puesto a Córdoba en el centro de las comunicaciones de Andalucía. Y, desde el punto de vista del turismo, esto supone un mayor trasiego. La calle Céspedes y los alrededores de la Mezquita-Catedral eran ayer un hormiguero multilingüe. Acentos de varios extremos de Europa, guías de Andalucía por doquier y cámaras en mano conformaban una estampa que, hace años, era impensable en Navidad.

Córdoba es una ciudad "bellísima", resumía una turista italiana, Valentina Munari. Hace una década, una beca de estudios trajo a esta ciudadana de Turín hasta Granada para perfeccionar su español. Y esta Navidad se ha producido el reencuentro con Andalucía. "Echaba de menos este ambiente, la comida, la música", resaltó. Ella y su grupo de amigos son el ejemplo del turismo que busca en internet la mejor opción para presupuestos estrechos. Teniendo como base Sevilla -donde aterrizaron hace unos días con una aerolínea low cost-, el grupo ha planeado escapadas a Granada y a Córdoba.

Del otro lado del Atlántico también empiezan a llegar visitantes: "Cada vez vienen más suramericanos, sobre todo de Argentina y Brasil", señaló otro comerciante del Casco Histórico, Moreddine Baaziz. El "pasado árabe" de Andalucía es lo que impulsó a Ricardo Luca y a su familia a saltar el charco en busca de una Navidad lejos de su hogar, al norte de la ciudad de Buenos Aires. "La Mezquita ha superado nuestras expectativas. Es un edificio precioso. Pero lo mejor es el ambiente que se respira alrededor del templo, todas esas callecitas blancas por las que uno se puede perder", resaltó. Córdoba es una parada más en una ruta por España que les ha llevado a Madrid, Toledo y Sevilla, donde la familia vivirá el inicio del 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios