El Ayuntamiento restaurará la plaza del Potro usando las mismas losas

  • Las piedras del ensolado serán numeradas, reparadas y vueltas a colocar en su lugar

El Ayuntamiento pretende entrar en 2008 en uno de los espacios del Casco Histórico donde no se han cometido demasiadas tropelías urbanísticas: la plaza del Potro. La Gerencia de Urbanismo ha decidido continuar el trabajo que está realizando en la posada -donde se están realizando las obras del Centro del Flamenco- al resto de un espacio que forma parte del corazón patrimonial de la ciudad y, además, se encuentra dentro del circuito turístico más frecuentado al albergar dos museos distintos (el Bellas Artes y el Julio Romero de Torres) en un solo espacio.

El proyecto municipal, del que se conoce sólo la filosofía, consiste en repetir la fórmula que se utilizó en las calles que rodean la Mezquita, y que la empresa municipal Procórdoba llevó a cabo sin grandes debates sobre la estética. Fundamentalmente, el proceso consiste en levantar una a una las grandes losas de granito colocadas en la década de los 20 del pasado siglo, limpiarlas, sustituir las que sea necesario y restituir la zona a su aspecto originario sin que se realicen aportaciones estéticas. El teniente de alcalde de Urbanismo manifestó que se aprovechará la obra pública para realizar una renovación de servicios.

La plaza del Potro pudo ser restaurada cuando todo el conjunto estuvo en obras. A mediados de los 90, se desarrollaron actuaciones en todo el eje Corregidor Luis de la Cerda-Lineros-Agustín Moreno, que se llevaron a cabo de forma paralela a las actuaciones del Paseo de la Ribera. Pero el dinero europeo del Urban pasó de largo. Durante este tiempo, la plaza ha sido sometida a más tensiones externas, como la demolición de algunas de las casas existentes o la creación de negocios de servicios, como comercios o restaurantes en la cercana plaza Enrique Romero de Torres.

Un segundo proyecto que destaca en la carta de intenciones de Urbanismo para 2008 es acometer la expropiación del cine Fuenseca para convertirlo en un espacio deportivo compatible con su actual función de exhibición de películas. El espacio formó parte de una polémica operación durante el primer tramo de la anterior Corporación municipal. Arenal 2000, la constructora de Rafael Gómez, adquirió este y otros cines de verano en 2004. Se planteó entonces un proyecto de permuta en el que Arenal 2000 entregaba los recintos y, a cambio, se permitía trasladar la VPO de la Carrera del Caballo a Villarrubia. Los cines eran, así, una especie de entrega añadida a la ciudad en compensación al beneficio que suponía para la promotora dedicar a vivienda libre la totalidad del que, entonces, era su plan parcial estrella. El proyecto se frustró, entre otras cuestiones, por la resistencia política y ciudadana a la iniciativa. El Consistorio ha optado por la vía de la expropiación forzosa.

En materia de cines de verano, el responsable de la Gerencia manifestó que el organismo autónomo pretende iniciar las actuaciones arqueológicas en el cine Andalucía, en San Pedro, cerrado desde hace años y adquirido por el Ayuntamiento. El plan municipal es construir un aparcamiento subterráneo y usar la cubierta para una instalación deportiva, una iniciativa que correspondería a Vimcorsa según el reparto de tareas del gobierno municipal. Antiguos cines como el Magdalena o el Almirante (en el Parque Figueroa) se utilizarán como equipamientos sociales o culturales, capítulo éste que concentrará 12 proyectos de Urbanismo para 2008.

En materia de vía pública, en el Casco Histórico destacan actuaciones como la continuación de las obras de reparación de la calle Esparterías (Rodríguez Marín) y Pedro López, excluidas del plan especial de La Corredera. Además, se pretende realizar una inversión en la calle Infanta María Cristina (a la espalda del Ayuntamiento), las plazas del Socorro y el Tambor y la Almagra, así como las calles Juan de Mesa, Juramento y Cedaceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios