Aumente asegura que Aucorsa seguirá entrando a Las Palmeras

  • El edil apuesta por abordar los actos vandálicos desde una vertiente social para solucionar los problemas del barrio

Los autobuses urbanos "van a seguir entrando a Las Palmeras". Así de tajante se mostró ayer el vicepresidente de Aucorsa, Emilio Aumente, quien reconoció que se han producido incidentes en las últimas semanas, pero que el Ayuntamiento ya está adoptando medidas para evitar nuevos problemas. Aumente explicó que "hay agentes" que realizan tareas preventivas y la Policía Local está "permanentemente en contacto" con la Policía Nacional. De hecho, el edil aseguró que en el último incidente registrado el pasado martes los efectivos estaban allí pero "no pudieron coger" a los jóvenes que habían lanzado la piedra. El teniente de alcalde de Seguridad defendió ayer que la problemática de Las Palmeras va mucho más allá de los actos vandálicos que se puedan provocar a los autobuses de Aucorsa, ya que se trata de un "tema social" y desde el gobierno municipal se está intentando atajar el problema desde esa perspectiva. Se trata de un barrio con problemas de integración y que necesita de actuaciones conjuntas. Todas las administraciones han puesto su punto de mira en esta parte de la ciudad aunque todavía son necesarios más instrumentos para atajar estos problemas.

Lo cierto es que los episodios como la rotura de un cristal de un autobús de la línea ocho tras una pedrada, además de robos, tiene intranquilos a los conductores, que el lunes celebrarán una asamblea para decidir si siguen entrando o no en el barrio. Aumente insistió en que, se decida lo que se decida, "va a seguir habiendo" transporte público en Las Palmeras. De hecho, representantes del gobierno municipal se van a reunir antes de la asamblea con la plantilla, por lo que confió en que finalmente no se adopte este acuerdo.

Más de medio centenar de trabajadores se concentraron el jueves en la puerta de entrada de la empresa pública para hacer esta reclamación y denunciar los últimos actos vandálicos y ante "la falta de voluntad política" del equipo de gobierno municipal. La demanda es recuperar el vigilante de seguridad que hasta hace un par de años prestaba este servicio en los autobuses de la línea 8 desde las 19:00 y hasta que concluía el mismo.

El PP también criticó este asunto y lamentó la escasa implicación de la alcaldesa, Isabel Ambrosio. Además alertó de que se puede provocar una situación "muy grave, de la que no hay precedente" como es que se deje sin transporte público a una zona de la ciudad. En este sentido, Aumente insistió en que "diga lo que diga el PP" se va a mantener el recorrido de la línea 8.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios