Asocian el calabacín amarillo con la muerte de células tumorales

Investigadores del Laboratorio de Genotoxicología de la Universidad de Córdoba (UCO) y del área de Genómica y Biotecnología del Centro Ifapa La Mojonera en Almería han asociado compuestos procedentes de la piel y la pulpa del calabacín amarillo con la muerte de células tumorales. En concreto, los expertos han detectado que ciertas vitaminas y pigmentos de esta hortaliza frenan el crecimiento del cáncer en líneas celulares de leucemia humana. Al mismo tiempo, en ensayos con un organismo modelo, concretamente la mosca Drosophila melanogaster, han revelado su potencial antitóxico para el ADN que lo protege frente al daño oxidativo.

En su estudio, los científicos han analizado los niveles de cuatro compuestos presentes en el fruto: la luteína, zeaxantina, betacaroteno y la vitamina C. Con ellos han realizado ensayos para evaluar los efectos antitóxicos que ejercen estas sustancias sobre los genes y también ensayos in vitro con el objetivo de determinar su influencia en la destrucción y muerte celular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios