Arenal 2000 dice que cerrará "en días" la venta de suelo a Tremón

  • La promotora habría tenido problemas para obtener financiación con la que ceder libre de cargas todos los terrenos que ha de transmitir al grupo inmobiliario

Comentarios 8

Arenal 2000, la empresa de Rafael Gómez Sánchez, intentó ayer despejar las dudas surgidas en torno a la venta de suelo pactada con el Grupo Tremón, una importante firma del sector radicada en Madrid. Según adelantó ayer el diario económico Cinco Días, el empresario cordobés no habría logrado la financiación precisa para el desarrollo completo de la operación, que incluía el traspaso del parque de atracciones Tivoli, ubicado en Benalmádena (Málaga), y un paquete de suelo (urbanizable o con pretensiones de serlo en un futuro) de siete millones de metros cuadrados ubicado en toda la Comunidad autónoma y, principalmente, en las zonas de costa. La empresa emitió un brevísimo comunicado durante la tarde de ayer en la que asegura que "la venta de activos se ha realizado casi en su totalidad". "Está previsto formalizar en los próximos días las escrituras pendientes de firma para finalizar la operación", asegura la nota, en nombre de la dirección de la compañía.

La operación de venta de suelo a Tremón por parte del grupo de empresas de Rafael Gómez se había visto como una salida natural a la situación financiera de Arenal 2000, obligada a desinvertir su vasto patrimonio, fundamentalmente, por las fuertes obligaciones contraídas con la banca en un momento en el que el sector financiero padece severas restricciones en su política de crédito y está sometido a una vigilancia especial del Banco de España en lo que al ladrillo se refiere. Según la versión del diario económico, Gómez no habría obtenido financiación para traspasar el suelo a Tremón libre de cargas como se comprometió, lo que obliga a cancelar los préstamos de garantía hipotecaria vinculados a una propiedad determinada o a ejecutar las opciones de compra que posee por toda Andalucía. En Córdoba, una de las propiedades afectadas en la operación es la antigua Algodonera.

Gómez tenía de plazo hasta la segunda semana del pasado mes de diciembre, según esta versión, para acudir al notario y transferir las propiedades. El acuerdo global asciende a 400 millones de euros. Las posibilidades -de ser cierta esta versión- son dos: que se pacte un aplazamiento por las partes concediendo a Arenal 2000 la oportunidad de obtener fondos en el mercado bancario para acometer la operación o romper el acuerdo, lo que daría lugar a que Tremón presentara una reclamación de cantidad por incumplimiento de contrato. El Grupo Tremón -que mantiene operaciones crediticias con CajaSur por valor de 148 millones de euros- podría requerir judicialmente hasta 16 millones por el incumplimiento del contrato.

Al parecer, parte de la operación se ha hecho efectiva ya. Tremón ha abonado parte de los suelos con pagarés con vencimiento dentro de tres años, una situación relativamente frecuente en el sector inmobiliario.

Paralelamente, y sin que se encuentren relacionadas ambas operaciones según fuentes de CajaSur, Tremón ha mantenido un contencioso con la caja de ahorros sobre la compra de la participación de la entidad financiera en las sociedades Tradelia (dedicada a centros comerciales) y Tremsur (promotora). CajaSur demandaba el pago efectivo de 20 millones de euros por las acciones a transferir. Las fuentes consultadas manifiestan que esa diferencia está pendiente de resolverse en las próximas semanas. Tremón aseguró ante la CNMV que estaba dispuesta a abonar esta cantidad en cuanto se solventase la salida a bolsa del 25 por ciento de su capital social. Dicha operación de venta de acciones fue inicialmente aplazada y, finalmente, paralizada por las condiciones del mercado que está castigando duramente la cotización de las empresas del sector inmobiliario, con casos sonados como los de Astroc o Colonial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios