Aguilar "no tiene dudas" de que la Junta aumentará la financiación

  • Plantea una reunión inmediata con el consejero de Turismo para fijar la aportación institucional

El nuevo proceso del Palacio del Sur entra ahora en la fase clave, quizá la crítica, y es el momento en el que el Ayuntamiento ha de empezar a pasar el cazo por las distintas administraciones de cara a recaudar los 70 millones de euros en los que se ha valorado el tope máximo del proyecto. La alcaldesa aseguró ayer que, una vez cerrada la negociación con Koolhaas y Ferrovial, se plantea tener un encuentro de forma inmediata con el consejero de Turismo, Luciano Alonso, para abordar un incremento sustancial de la Administración autonómica. "No tengo ninguna duda de que la Junta va a cumplir su palabra", aseguró.

La regidora recordó todas las declaraciones que se han efectuado desde los centros de poder de la Junta asegurando que esta institución irá al máximo apoyo que haya prestado en un centro de congresos construido en Andalucía. En este sentido, recordó las palabras del presidente, Manuel Chaves, del vicepresidente segundo, José Antonio Griñán, y del propio consejero de Turismo. La Junta se comprometió a poner 12,5 millones cuando el edificio se pretendía levantar bajo la fórmula de la financiación privada. Esa cantidad es, ahora, claramente insuficiente dadas las magnitudes y los procedimientos que se están barajando.

El nuevo modelo económico pasa por un inversión pública clásica; es decir, contratar a una empresa constructora a la que se le abone por su trabajo hasta el último euro. El Ayuntamiento trabaja con la previsión de que la actual situación económica incremente el interés de las empresas por el contrato, lo que generaría un abaratamiento del proyecto por la vía de la competencia entre ofertas. Se trata de una apuesta de cierto riesgo porque los presupuestos que se barajan son muy ajustados, lo que puede dar lugar a desvíos durante la ejecución.

Aguilar dejó claro ayer que los 70 millones de euros establecidos como tope presupuestario incluyen todos los conceptos. Eso significa que el presupuesto de ejecución material -el que contabiliza el coste de los trabajadores, los materiales y el proceso de edificación excluyendo honorarios de arquitectos, impuestos y beneficio industrial- asciende a unos 50 millones de euros.

Un segundo aspecto del problema económico radica en que el Ayuntamiento tiene que efectuar modificaciones presupuestarias de cara a hacer frente a los 9,3 millones de euros. Aguilar aseguró ayer que el presupuesto vigente dispone de recursos necesarios para hacer frente a esta cantidad detrayéndolo de otras partidas. Las cuentas públicas disponen de tres millones de euros en el capítulo de inversiones que, en origen, debían servir para la aportación del llamado tramo institucional del proyecto original.

Todas estas modificaciones se están planificando ya, con cierta urgencia y bajo la supervisión de la secretaria general y la interventora municipal, con el objetivo de que se puedan aprobar en el Pleno de septiembre. El caso de Rem Koolhaas se trata de un proceso mucho más simple puesto que es la mera firma de un contrato ya que la adjudicación tuvo lugar cuando se le reconoció como ganador del concurso de ideas de 2001. En el caso de Ferrovial, se tiene que llevar a cabo un proceso de verificación de los gastos a reconocer, en particular los 700.000 euros que se van a reconocer a la multinacional como gastos derivados del proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios