Agua y fruta para paliar el calor

  • l Medidas Los expertos recomiendan llevar una dieta equilibrada y mantener la hidratación para evitar golpes de calorConsejos para evitar los efectos del mercurio

El calor se ha hecho esperar, pero sus efectos ya empiezan a notarse. Las temperaturas son ahora más propias del verano y el mes de junio ha comenzado con unos grados bastante elevados. Aunque lo peor está por llegar, no está de mal tomar nota de algunos consejos para evitar los estragos del mercurio, que puede provocar insolaciones o golpes de calor, patologías que, incluso, pueden derivar en la muerte. Las personas mayores y los niños son los colectivos más vulnerables a sufrir algún tipo de descompensación propia de las altas temperaturas. Por ello, la Consejería de Salud pone en marcha cada año un plan especial para llevar un seguimiento de estas personas.

El portavoz del calor de la Delegación de Salud de Córdoba, Antonio Varo, reveló ayer algunas de las claves para hacer más llevadero el verano y esquivar sus efectos. Una alimentación equilibrada es fundamental y una gran aliada para estar hidratado. Es necesario beber al menos tres o cuatro vasos de agua al día fuera de las comidas, para mantener unos niveles apropiados de líquido en el cuerpo. La fruta y la verdura no pueden faltar en una dieta veraniega y mejor platos ligeros que comidas copiosas. También hay que evitar salir a la calle las horas de más calor, "que son entre las 11:00 y las 12:00 y las 17:00 y las 18:00", según explicó Varo ya que los efectos de los rayos del sol son más nocivos. En caso de que sea totalmente inevitable salir de la casa, Varo recomendó vestir ropa ligera y amplia y mejor de colores claros.

Las patologías más frecuentes que puede provocar una exposición al sol prolongada son calambres, deshidratación, golpe de calor o insolación. Éstas últimas son las más graves y pueden derivar incluso en la muerte, según explicó el experto. En los ancianos, los golpes de calor se producen en la mayoría de las ocasiones de manera pasiva, es decir, no por un esfuerzo físico, sino por las consecuencias de seguir una medicación por otras enfermedades como la diabetes o la hipertensión, que se acrecientan en periodos de calor si no se siguen estos consejos. En caso de notar los primeros síntomas -dolor de cabeza, fatiga, náuseas y abundante sudoración- Varo recomendó "llevar a la persona a un sitio fresco y ponerle paños de agua por el cuerpo y trasladarla inmediatamente a un centro de salud o un hospital". La Consejería de Salud ya ha activado el teléfono de Salud Responde, 902 50 50 60, al que las personas mayores pueden llamar en caso de alguna duda o cuando se noten algún síntoma.

En cualquier caso, estos consejos son extensibles para toda la población, si bien los padres tienen que tener especial cuidado con los niños y las personas mayores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios