economía | Nuevas infraestructuras

Aeropuerto: Una década sin despegar

  • Desde que en 2008 aterrizó el último avión de Flysur, la pista sigue a la espera de actividad comercial, pierde oportunidades y sigue a la cola de Andalucía

Último vuelo de la compañia Flysur con destino a Barcelona. Último vuelo de la compañia Flysur con destino a Barcelona.

Último vuelo de la compañia Flysur con destino a Barcelona. / José Martínez

Desde que en octubre de 2008 el aeropuerto de Córdoba acogió los últimos vuelos de pasajeros a cargo de la efímera aventura de Flysur, la pista del aeródromo sigue a la espera de nuevos destinos sin éxito por ahora. El pasado jueves 26 de abril se materializó la puesta en marcha del sistema de seguridad AFIS, el último paso que quedaba para que la infraestructura estuviera al mismo nivel que el resto para que las principales aerolíneas puedan operar desde Córdoba.

En este tiempo, AENA ha realizado una inversión millonaria para poner el aeropuerto a punto. La ampliación de la pista se llevó 80 millones de euros, de los que 13 se financiaron con fondos europeos, pero después vinieron otros trabajos. Soterrar la línea eléctrica requirió de una inversión de 6,5 millones y, el último trámite, el sistema AFIS se ha adjudicado a una empresa externa por un millón de euros. La conclusión de la pista se produjo en 2013, por lo que había tiempo de sobra para que en este lustro que ha pasado hasta que han concluido todos los trabajo se hubiera puesto en marcha un plan para rentabilizar esta infraestructura.

AENA es quien tiene que liderar ese plan de marketing como punto de partida para atraer inversores. En 2014 ya anunció un borrador que estaba abierto a más aportaciones. Un primer boceto apuntaba a la posibilidad de conectar la capital con las islas Baleares. La Junta de Andalucía, en una decisión totalmente política, puso en marcha su propia mesa del aeropuerto en ese mismo año con polémica incluida pero tras la última reunión en 2015 nunca más se supo. La misma mesa de Córdoba se impulsó también en otros aeropuertos como Sevilla o Granada y su crecimiento ha sido muy llamativo. Las fuentes consultadas por este periódico apuntan a que en estas dos ciudades el sector empresarial tuvo un papel determinante que ha hecho que incrementen de manera considerable sus viajeros pese a la crisis.

El Consejo de Ministros aprobó el año pasado el plan estratégico de AENA para 2017-2021, en el que dejaba prácticamente al margen el aeropuerto de Córdoba. En el año 2016 el aeródromo recibió 7.397 pasajeros. La perspectiva es que en 2021 se alcancen los 8.657, sólo un 3,2% más. En cinco años, sólo se ganarán 1.260 usuarios, unos 250 por ejercicio.

Las aerolíneas están apostando por Andalucía y eso trae consigo el incremento de viajeros, pero Córdoba ha quedado hasta ahora al margen de estas posibilidades a pesar de su potencial. La opción de viajar a precios muy asequibles abre nuevas opciones tanto a los extranjeros que quieren conocer la oferta turística de la región o que tienen aquí sus viviendas de primera o segunda residencia, como a los andaluces que viajan fuera, especialmente a Europa.

Por el momento, todas las administraciones han mostrado su empeño y apoyo en buscar rentabilizar esta infraestructura, aunque nunca nadie ha liderado este negociado y el resultado es otra infraestructura más terminada y sin contenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios