Abogan por desbloquear el sector de la construcción con otra normativa

  • Los promotores quieren que el sector financiero colabore con las deudas de las empresas

Afirma tener la receta para acabar con la crisis: bajar los tipos de interés y apostar por el turismo para generar riqueza y reactivar la economía. Algo aparentemente sencillo pero que sólo se podrá conseguir si los agentes implicados se ponen de acuerdo. Ésta es la visión del profesor de la Cátedra Inmobiliaria del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), que ayer participó en el II Congreso andaluz de Promotores.

-Se ha hablado de desaceleración, reajuste, crisis. En su opinión, ¿en qué momento nos encontramos?

-La realidad es que el ritmo de ventas que teníamos en 2006 ya no lo hay. Eso empezó a ocurrir en el cuarto trimestre de 2006, en Córdoba un poco más tarde, motivado por la subida de tipos de interés empezaba a hacer inviable pagar más con los mismos sueldos. Esto se ha ido manifestando a lo largo del año pasado hasta ahora, donde nos encontramos que los ritmos de venta están a la mitad. A eso que le llamen como quieran: ajuste, desaceleración o crisis pero esa es la realidad. Y el mercado ante esto tiene que empezar a reajustarlo.

-¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

-La esencia está en que los precios ha llegado a unos niveles muy altos porque los hemos pagado. Y esto ha sido así porque el sistema financiero decidió en 2004 bajar los tipos de interés a mínimos históricos y aumentar los plazos de amortización de los préstamos. Esto supuso pagar menos mensualmente pero la vivienda en realidad costaba el doble, una pura trampa. Esta medida es fantástica para que una economía se reactive, pero ahora hay que ajustarlo. Llevemos los tipos de interés al mínimo, hagamos la hipoteca a 100 años y se habrá solucionado todo.

-¿Cuándo puede cambiar esta situación?

-Es fácil agorar tiempos, hacer pronósticos, pero probablemente la realidad las desmonte todas. Yo propongo el cambio en el desempleo. En el momento que la tendencia alcista del paro cambie entonces estaremos cosechando una nueva etapa. Córdoba tiene que potenciar los elementos naturales, culturales y patrimoniales que posee para que sea una gran atracción de turistas. Esto a su vez generará más visitas, más servicios y más riqueza. Muchos de estos visitantes desearán quedarse a vivir o pernoctar en Córdoba. Así volverá a reactivarse el sector inmobiliario, el desempleo habrá desaparecido y ésta seguirá siendo una capital referente para vivir porque cuenta con todas las variables logísticas para ser una de las mejores ciudades de España para vivir.

-¿Cuál es el camino para poner en práctica esta teoría?

-En el sector económico e inmobiliario hay cinco agentes: los dueños del suelo, los constructores, los promotores, los profesionales y la Administración pública y cada uno tiene unos intereses particulares. O confluyen los intereses para tomar una decisión unívoca del verdadero objetivo de Córdoba y todos trabajamos en ello, o los agentes privados se posicionarán para hacerlo, pero se tardará más tiempo y, en el camino, pagarán los ciudadanos con una alta tasa de desempleo.

-¿Las medidas que propone la Administración pública son suficientes?

-Son necesarias pero no suficientes y hoy se necesitan soluciones urgentes. Que el sector privado tenga facilidad tanto fiscal como burocrática para que entre ellos hagan las alianzas y puedan solventar la situación y que la Administración Pública agilice todas las tramitaciones.

-¿Y los ciudadanos?

-Ayudando a los ciudadanos se reactiva la economía, el ciudadano consume y así se activan las empresas y al activarse las empresas desaparece el desempleo.

-¿Son las VPO una medida para salir de la crisis?

En planes de vivienda, las estadísticas hablan por sí solas: sólo el 10% de las casas construidas son protegidas. Lo que hay que hacer es dar subvenciones a los cordobeses que tengan una renta más baja para que ellos mismos puedan comprar su propia vivienda. Esa es la verdadera política social.

Los empresarios creen que la única solución a corto plazo para evitar que la situación por la que atraviesa la construcción se deteriore aún más es desbloquear el sector mediante una estabilidad y un nuevo marco normativo urbanístico y de valoraciones del suelo. Así lo pusieron de manifiesto durante la clausura del II Congreso Andaluz de Promotores Inmobiliarios que se ha desarrollado durante dos días en el Palacio de Congresos de Córdoba. Los expertos desechan otras propuestas que se han debatido como la producción únicamente de vivienda de protección oficial (VPO) por no considerarlo viable ya que "no existe suelo preparado y urbanizado para ello y no satisface la necesidad de viviendas de una gran parte de la población". Tampoco confían en la inversión en infraestructuras o en revitalizar otros sectores como el turismo porque "es, cuanto menos, lenta y seguramente de resultados inciertos".

Por todo ello, la única solución que contemplan como positiva es la de desbloquear el nuevo marco normativo, junto con otras medidas como la ralentización de los requisitos de calidad en la vivienda, ante la imposibilidad de pagar sus costes o que se otorguen subvenciones importantes para su implantación. Los promotores quieren también que se vuelva a normalidad con el sector financiero de manera que colabore en la reestructuración de la deuda de las empresas. Los empresarios también abogan por reducir el coste de las Administraciones para que no dependen de los ingresos derivados de las inmobiliarias y crear viviendas semiprotegidas -a un precio tasado o similar- que permitan atender a un segmento intermedio de la población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios