APDH y Madinat denuncian el trato “inhumano” que reciben los infectados en la cárcel

  • Estos colectivos denuncian que se pierden muchas visitas al especialista por falta de medios

Las asociaciones Pro Derechos Humanos (APDH) y Madinat denunciaron ayer el trato "inhumano" que sufren los internos afectados por el sida, una enfermedad que la puede llegar a sufrir hasta el 18% de la población reclusa.

El representante de APDH en Córdoba, Valentín Aguilar, denunció, en este sentido, que la deficiente atención médica y el hecho de que no se derive a estos enfermos a centros específicos son las dos causas responsables de que sigan muriendo personas enfermas en prisión. Según los cálculos de esta organización social, en la cárcel de Córdoba fallecen tres infectados al año.

A su juicio, la falta de atención especializada se debe, entre otros motivos, a la deficiente coordinación entre las administraciones, a la pérdida de citas médicas y a la inexistencia de especialistas que acudan a prisión. Añadió, en esta línea, que la propia Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria ha manifestado de manera reiterada que la asistencia en la cárcel "no es equiparable a la extrapenitenciaria, siendo imposible garantizar la calidad".

Para mejorar la situación de estos enfermos, el vocal de APDH propuso, entre otras cuestiones, la excarcelación inmediata de los presos enfermos con dolencias incurables, la garantía de una atención médica en condiciones de igualdad con el resto de la sociedad, así como la indemnización a los familiares de los presos fallecidos dentro de la prisión.

Mientras estas reivindicaciones no se pongan en práctica, Aguilar subrayó que los internos seguirán recibiendo una atención "de segunda", tal y como han manifestado los jueces de vigilancia penitenciaria y los abogados que supervisan los centros, matizó.

Las críticas que realizó la Federación Madinat van en la misma línea y, según su presidente, Rafael Bermudo, las personas presas enfermas son "las grandes olvidadas, soportan su enfermedad en condiciones de hacinamiento y de extrema dureza y no reciben la atención médica que necesitan; para ellas, la privación de libertad es también la privación de su derecho a la salud", subrayó.

Para la Federación Madinat el personal sanitario de las prisiones, además de insuficiente, "es de atención primaria y no está preparado para tratar enfermedades infecciosas ni problemas mentales", otras de las patologías más frecuentes que se dan en las cárceles.

Bermudo mostró su preocupación porque aún sigue sin hacerse efectiva la integración de la sanidad penitenciaria en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), "a pesar de que diciembre de 2004 era la fecha límite para incorporar el personal sanitario de las prisiones a las autonomías".

El responsable de Madinat denunció también que tampoco se promueve la presencia ambulatoria de especialistas en las diferentes prisiones, a pesar de que está contemplada en numerosas normativas. Bermudo también hizo mención al recorte en las ayudas públicas que reciben las entidades sociales, "lo que es un obstáculo para realizar nuestra laboral en condiciones adecuadas", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios