cómics

Genio y figura

  • 'El arte de Bernet' es una celebración del legado gráfico del artista catalán: un sinfín de dibujos, a color o en blanco y negro, de sus principales series.

Una imagen de la obra. Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

Como ya he comentado en diversas ocasiones, Panini ofrece una amplia variedad de títulos además de sus traducciones del material de Marvel. Más allá de los superhéroes, la editorial posee una nutrida línea de manga, con series tan señeras como Bleach o Gantz, a la que recientemente se ha añadido la reedición de uno de los libros imprescindibles del gran Suehiro Maruo, el clásico La sonrisa del vampiro. La edición de Panini reúne en un solo tomo encuadernado en rústica los dos volúmenes que componen la obra y que ya fueron publicados en su día por la desaparecida Glénat. Se trata de un seinen oscuro y crudo, perturbador como todo lo de Maruo, con vampiros adolescentes como protagonistas, en donde el genial dibujante japonés realiza uno de los alardes artísticos a los que nos tiene acostumbrados. Ritos de iniciación perversos, violencia extrema, sexo prohibido, humillaciones y escatología se funden en un espectáculo visual bello e hipnótico del que es difícil apartar la mirada. Curiosamente, y estando jalonado de todo tipo de estampas desasosegantes, La sonrisa del vampiro es uno de los cómics más asequibles, menos bestias, de Maruo, y por ello lo considero una puerta de entrada ideal al fascinante y personalísimo universo del autor. Un título, en suma, altamente recomendable (aunque, eso sí, no es apto para todos los públicos/estómagos).

Por otra parte, Panini presume también del sello Evolution Comics, cuyo catálogo incluye exquisiteces como Las aventuras del Capitán Torrezno, de Santiago Valenzuela, numerosos títulos de Carlos Giménez, el volumen recopilatorio Cuttlas: el vaquero samurái, de Calpurnio, o la edición integral de Torpedo 1936 y Serie negra, dos magníficas obras del tándem formado por Enrique Sánchez Abulí y Jordi Bernet. La apuesta de Panini por Bernet, ha encontrado continuación en el bonito tomo Tex: el hombre de Atlanta, que rescata la colaboración del dibujante con el guionista Claudio Nizzi para el célebre western italiano, y en el volumen, aún más reciente, El arte de Bernet, celebración del enorme legado gráfico del artista catalán. Impreso en gran formato y encuadernado en pasta dura, El arte de Bernet recoge en 80 páginas un sinfín de dibujos, a color o en blanco y negro, de las principales series del dibujante, desde la propia Torpedo 1936 hasta Tex, pasando por Kraken, Light & Bold, Sarvan, Andrax, Clara de noche, etcétera. Hay apuntes, bocetos, dibujos eróticos, ilustraciones promocionales, homenajes a artistas como Alex Raymond o personajes como The Shadow, mayormente inéditos, lo que convierte al libro en una fiesta visual incomparable. La edición se completa con dos textos introductorios (en español y en inglés), el primero a cargo del director de publicaciones de Panini, José Luis Córdoba, y el segundo firmado por otro nombre propio de nuestra historieta, Josep María Beá. En palabras de este último, lo de Bernet es "un auténtico manantial de talento en la disciplina del dibujo. (…) Por ahora, hasta nueva noticia, vivimos en la era de Jordi Bernet".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios