La Bienal de Flamenco honra la memoria viva de los orígenes del rock andaluz

  • Un único concierto en septiembre reunirá a Lole Montoya, Cai, Guadalquivir, Tabletom, Iman Califato Independiente, Alameda, Pata Negra, Smash y Eduardo Rodríguez Rodway, de Triana.

Comentarios 6

Hablar de Triana, Smash o Alameda es hablar de los orígenes del conocido como rock andaluz, aquella mezcla de Jimi Hendrix y Camarón de la Isla que explotó en Andalucía en los setenta y cuyas huellas quedaron impresas en el flamenco. Ahora la Bienal les honra y reúne en un histórico concierto.

El próximo 20 de septiembre, la XV Edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla ofrece uno de sus platos fuertes con la actuación en un único concierto en Sevilla de Lole Montoya, Cai, Guadalquivir, Tabletom, Iman Califato Independiente, Alameda, Pata Negra, Smash (con Manuel Molina) y Eduardo Rodríguez Rodway (Triana).

"Es un reconocimiento de la Bienal al flamenco-rock", ha dicho hoy en la presentación del concierto el director de la Bienal de Flamenco, Domingo González, quien ha asegurado que es una "realidad" que todos estos grupos influyeron en el flamenco y propiciaron esa relación amorosa entre el rock y el flamenco que terminó en una boda llamada "La leyenda del tiempo" de Camarón.

A la presentación del evento han acudido viejos amigos que hacía tiempo que no coincidían y que mostraron a los periodistas la ilusión que les hace este concierto y que servirá, de algún modo, para honrar a todos los compañeros de batallas que se quedaron por el camino, como Juan José Palacios "Tele" o Jesús de la Rosa, componentes de Triana.

Con el tiempo se verá si esta reunión de viejos amigos también sirvió para que el guitarra de Triana, Eduardo Rodríguez Rodway, decidiera volver a las seis cuerdas que aparcó hace unos años.

"Yo ya estoy retirado, pero estaré allí para representar a mis compañeros fallecidos. No me atrevo a cantar, me da un poco de miedo", ha dicho Rodríguez Rodway, quien asegura que se cansó de "andar de aquí para allí" mientras sus compañeros de mesa, el mítico batería de Smash, Antonio Rodríguez, el guitarrista de la misma formación, Gualberto García, y el cantante de Alameda, Pepe Roca, le dicen que "eso ya se verá" y que el concierto, ante todo, es una fiesta.

Una celebración en la que, no sólo se recordarán temas antológicos del rock hecho en Andalucía, sino que servirá de plataforma para dar a conocer nuevas composiciones de estos dinosaurios de la música, que aunque reconocen sus influencias anglosajonas, dicen que prefieren el gazpacho a las hamburguesas.

Las letras de sus canciones van ahora con los tiempos que corren, y así, Pepe Roca desvela que para una de sus últimas canciones ha encontrado la inspiración en el periodista Federico Jiménez Losantos, a quien escucha por las mañanas a veces para cargarse las pilas, al tiempo que se pregunta cómo alguien puede estar tan cabreado con el mundo.

Sobre los puristas que critican la mezcla del flamenco con otros estilos, los cuatro lo tienen claro: ellos y el estilo al que representan no son competencia de nadie. "Más daño hacen al flamenco los que lo intentan hacerlo puro y lo hacen mal", aseveran.

Sin embargo, y a pesar de estos ataques, que no sólo vinieron de los sectores más conservadores del flamenco, sino también de otros movimientos, como la movida madrileña, Pepe Roca tiene claro que el talento sobrevive a las modas y no puede mostrarse en actuaciones de "play-back" en televisión.

"Me he negado varias veces a hacer play-back", asegura Pepe Roca, quien, junto al resto de amigos que escribieron una de las páginas más importantes del rock y del flamenco en español, se subirá el próximo 20 de septiembre al escenario del auditorio Rocío Jurado para hacer música, sin trampa ni cartón, aunque con algo menos de pelo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios