firmado mister j. por J. Fernández

Una familia galáctica

Brian K. Vaughan regresa a la historieta tras dos años con 'Saga', un culebrón de ciencia ficción protagonizado por una pareja de enamorados

| Actualizado 14.09.2013 - 05:00
zoom

La pareja protagonista de 'Saga'.

zoom
zoom
Share
La bibliografía del guionista Brian K. Vaughan incluye títulos tan celebrados como las series Y: El último hombre (2002-2008), Runaways (2003-2007), Ex Machina (2004-2010) o la novela gráfica Los leones de Bagdad (2006), y su nombre también figura en los créditos de varios episodios de Perdidos y del reciente episodio piloto de La cúpula, la teleserie basada en el libro de Stephen King y producida por Steven Spielberg. Con tales créditos, no es de extrañar la expectación que ha provocado el regreso de Vaughan a la historieta, después de un par de años de ausencia, ni el cálido recibimiento que ha merecido Saga, su flamante nueva serie, realizada en compañía de la dibujante Fiona Staples. El adictivo culebrón galáctico protagonizado por Alana y Marko, una pareja de enamorados, padres primerizos, desertores de bandos enfrentados de una guerra intergaláctica, a los que persiguen incansablemente diversos cazadores de recompensas, se ha alzado este mismo año con tres premios Eisner (mejor nueva serie, mejor serie regular y mejor guionista), el premio Hugo a la mejor historia gráfica y nada menos que seis premios Harvey (mejor color, mejor nueva serie, mejor serie regular, mejor escritor, mejor dibujante y mejor episodio -el número 1 de la serie-), lo que, ya de partida, la sitúa entre los productos más interesantes del mainstream estadounidense.

Digo mainstream, pero Saga no figura en el catálogo de las dos grandes editoriales norteamericanas, sino en el de la tercera en volumen de ventas, Image (en España la publica Planeta DeAgostini, casa también de los cómics de Star Wars, ya que hablamos de ciencia ficción en viñetas). En estos tiempos en que llegan más y más noticias de los abusos editoriales de Marvel y DC y de su manifiesta falta de respeto hacia los creadores, Vaughan y Staples han optado por trabajar con la mayor libertad posible. Dice el propio guionista en Comics Alliance (según cita José Torralba en su estupenda introducción): "Image es, probablemente, la única editorial que queda capaz de ofrecer un contrato que yo considere enteramente creator-owned. Saga es una historia realmente importante para mí; quería una garantía de que no habría restricciones en el contenido ni injerencias creativas, y necesitaba conservar al 100%, junto a la dibujante, el control y la propiedad de los derechos derivados".

Por su mezcla de mitología y ciencia ficción, la importancia temática que concede a la familia y su carácter de novela-río, Saga fue publicitada por Image como "un cruce entre Star Wars y Juego de Tronos", y en palabras de Torralba, la serie es "un cantar de gesta contemporáneo (…) una space ópera fantástica ideada por el autor durante su infancia pero retomada tras el nacimiento, años después, de su segunda hija; un cómic que aúna la experiencia de la paternidad con la febril imaginación de la épica intergaláctica". Personalmente me lo he pasado en grande leyendo el primer volumen de Saga, y estoy deseando leer el siguiente. Me parece un soplo de aire fresco, un cómic imaginativo y dinámico que está llamado a marcar época. Denle tiempo.

Brian K. Vaughan, Fiona Staples. Planeta DeAgostini. 168 páginas. 16,95 euros.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Bienal de flamenco

Toda la información

PUBLICIDAD