Una historia burguesa

'Eva Braun'. Heike B. Görtemaker. Trad. Guillem Sans Mora. Debate. Barcelona, 2012. 389 páginas. 23,90 euros.

Manuel Gregorio González | Actualizado 15.02.2012 - 10:31
zoom
Share
En esta documentada biografía, de fácil y absorbente lectura, se emprende la tarea de reconstruir una vida que discurrió deliberadamente en sombras. Una tarea ésta, en cualquier caso, que viene obstaculizada por dos motivos: el testimonio exculpatorio de los supervivientes y el débil rastro documental dejado por su protagonista. A lo cual debe añadirse la quema de documentos, en abril del 45, ordenada tras la evidencia de una derrota próxima. Aun así, el acopio de diarios y memorias como las de Albert Speer o Joseph Goebbels, más los testimonios inmediatos de secretarias, ayudantes y personal adscrito al Führer, permiten a Heike B. Görtemaker componer el fantasmal retrato, apenas entrevisto, de esta figura que pareció moverse entre la admiración al hombre, la ambición pequeño-burguesa y una vaga ensoñación imperial, de corte wagneriano.

En este sentido, Görtemaker parece incurrir en dos tópicos de la historiografía difícilmente sostenibles: la sorpresa general ante el belicismo de Hitler, y el desconocimiento de la cuestión judía en grandes sectores de la población alemana. Basta recordar, sin embargo, que el Mein Kampf, publicado en 1923, fue no sólo un best-seller de la época, sino el programa político, refrendado multitudinariamente, donde se especificaban tales proyectos. Así, a la pregunta de si Eva Braun conocía el alcance y la magnitud del Holocausto, cabe preguntarse, legítimamente, si es posible que lo desconociera. Al margen de esto, el trabajo de Görtemaker, escrupuloso y admirable, nos presenta a una joven seducida por el poder, que supo jugar sus bazas calladamente, hasta convertirse en la esposa crepuscular del Führer. Cumplía así, quizá, una ambición nunca expresada: figurar en los anales de la Historia, aun a costa de aparecer desdibujada y secreta, como un espectro. Queda claro, no obstante, que Eva Braun, en sus últimos momentos, soñó morir bajo el signo de la abnegación heroica; en ningún caso bajo la oscura estrella del oprobio.
0 comentarios

E. L. Doctorow, en una imagen de archivo tomada en junio de 2007. / Efe

Pie de foto

Muere E. L. Doctorow, gran cronista de los Estados Unidos del siglo XX

El escritor, entre cuyas obras figuran 'Ragtime' y 'El cerebro de Andrew', fallece a los 84 años.

El matrimonio, ya separado, en Madrid en diciembre de 1953.

Pie de foto

Sinatra, tras los pasos de Ava Gardner en la España de los 50

La Fundación Lara edita 'Sinatra. Nunca volveré a este maldito país', el relato que el periodista Francisco Reyero ha elaborado de las cinco estancias en la Península del legendario cantante.

La escritora Elena Medel. / MJ López

Pie de foto

Hasta la agonía azul de Collioure

En su nuevo libro, 'El mundo mago', la poeta cordobesa Elena Medel guía al lector por la obra de Antonio Machado, "un autor que te acompaña siempre y que, en sus versos, te cambia el mundo".

En la imagen, la web de acceso al portal.

Pie de foto

La BNE presenta un nuevo portal del Quijote

Permite acceder a unas 3.300 ediciones de la obra de Cervantes en más de 40 lenguas, con sus traducciones, adaptaciones y selecciones.

Edgar Allan Poe, un autor inacabable.

Pie de foto

Elemental, monsieur Dupin

La editorial Akal reúne en un único volumen los relatos escritos por Edgar Allan Poe con Auguste Dupin como protagonista. Se pueden leer sus libros, pero nunca agotar su obra.