Una historia burguesa

'Eva Braun'. Heike B. Görtemaker. Trad. Guillem Sans Mora. Debate. Barcelona, 2012. 389 páginas. 23,90 euros.

Manuel Gregorio González | Actualizado 15.02.2012 - 10:31
zoom
Share
En esta documentada biografía, de fácil y absorbente lectura, se emprende la tarea de reconstruir una vida que discurrió deliberadamente en sombras. Una tarea ésta, en cualquier caso, que viene obstaculizada por dos motivos: el testimonio exculpatorio de los supervivientes y el débil rastro documental dejado por su protagonista. A lo cual debe añadirse la quema de documentos, en abril del 45, ordenada tras la evidencia de una derrota próxima. Aun así, el acopio de diarios y memorias como las de Albert Speer o Joseph Goebbels, más los testimonios inmediatos de secretarias, ayudantes y personal adscrito al Führer, permiten a Heike B. Görtemaker componer el fantasmal retrato, apenas entrevisto, de esta figura que pareció moverse entre la admiración al hombre, la ambición pequeño-burguesa y una vaga ensoñación imperial, de corte wagneriano.

En este sentido, Görtemaker parece incurrir en dos tópicos de la historiografía difícilmente sostenibles: la sorpresa general ante el belicismo de Hitler, y el desconocimiento de la cuestión judía en grandes sectores de la población alemana. Basta recordar, sin embargo, que el Mein Kampf, publicado en 1923, fue no sólo un best-seller de la época, sino el programa político, refrendado multitudinariamente, donde se especificaban tales proyectos. Así, a la pregunta de si Eva Braun conocía el alcance y la magnitud del Holocausto, cabe preguntarse, legítimamente, si es posible que lo desconociera. Al margen de esto, el trabajo de Görtemaker, escrupuloso y admirable, nos presenta a una joven seducida por el poder, que supo jugar sus bazas calladamente, hasta convertirse en la esposa crepuscular del Führer. Cumplía así, quizá, una ambición nunca expresada: figurar en los anales de la Historia, aun a costa de aparecer desdibujada y secreta, como un espectro. Queda claro, no obstante, que Eva Braun, en sus últimos momentos, soñó morir bajo el signo de la abnegación heroica; en ningún caso bajo la oscura estrella del oprobio.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

En la imagen, Eduardo Jordá. / Victoria Hidalgo

Pie de foto

'Yo vi a Nick Drake' o la felicidad (equívoca) al alcance de la mano

Eduardo Jordá reúne en un volumen los relatos que ha ido publicando estos últimos años en verano y por entregas en los diarios del Grupo Joly.

Juan José Millás, en la sede del Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (Cicus). / Belén Vargas

Pie de foto

Millás ante la narración escondida

El autor presenta 'La mujer loca', un "híbrido entre novela, autobiografía y reportaje" en el que reflexiona sobre las servidumbres del lenguaje, la locura y el final de la creatividad.

Leopoldo María Panero, en el festival de Perfopoesía de Sevilla en 2009. / Antonio Pizarro

Pie de foto

Muere el poeta Leopoldo María Panero

El escritor madrileño, exponente de la poesía transgresora, fallece en Las Palmas de Gran Canaria a consecuencia de un fallo multiorgánico.

La escritora Ana María Moix, fallecida el pasado viernes a los 66 años. / Paco Elvira

Pie de foto

Un retrato moral

Ana María Moix representó en lo personal lo mejor o lo menos evanescente de aquella 'gauche divine' que se nos antoja hoy demasiado autocomplaciente.

Paco Roca. Dibujante

En la imagen, Paco Roca. / Javier Albiñana

Pie de foto

"Me siento más cerca del lector de novelas que del adolescente seguidor del 'manga"

Referente de la novela gráfica en España, autor de 'Arrugas' o 'Los surcos del azar' y ganador del Premio Nacional de Cómic 2008, el autor valenciano repasa las claves de su trayectoria.

El escritor argentino Julio Cortázar, en una imagen de juventud.

Pie de foto

El perseguidor del juego infinito

Se cumple el 30 aniversario del fallecimiento en París del escritor argentino Julio Cortázar. La dimensión de su obra cobra nuevos significados para sucesivas generaciones de lectores.

El escritor donostiarra Fernando Aramburu. / EFE

Pie de foto

La "poetada" de Fernando Aramburu se hace con el Biblioteca Breve

El autor vasco narra con humor despiadado un encuentro literario en 'Ávidas pretensiones'.