El precio (y el valor) del agua

  • La prórroga hasta 2015 para los contadores colectivos impide un 'tsunami' en el recibo de los usuarios

Comentarios 4

¿Qué hay detrás de un acto tan trivial y cotidiano como abrir un grifo? Mucho más de lo que cualquiera que no esté vinculado a la política hidrológica o a la industria del agua pueda llegar a imaginar: millones de hectolitros de cifras.

Un tsunami era lo que se venía encima de los usuarios con la llegada del nuevo año si la Junta de Andalucía no hubiera accedido a aplazar hasta el 1 de enero de 2015 la entrada en vigor de la disposición de la Ley de Aguas que penaliza a las viviendas que no disponen de contadores individuales. Es decir, una inmensa ola en forma de factura gigante habría arrasado todo un mapa de antiguas casas de vecinos, en su mayoría en el centro y cascos históricos, y de bloques de viviendas construidos hace varias décadas en los suburbios -ya hoy absorbidos por la expansión- de las ciudades. Hasta tres millones de familias quedaban expuestas al golpetazo que su economía doméstica, ya de por sí maltrecha, o cuando menos bastante frágil en muchos casos, sufrirían. Los usuarios cuyo consumo se rige por contadores colectivos habrían visto crecer un recibo como una ola gigantesca. Los números cantan y asustan: podría estar hablándose de hasta el 300% en no pocos casos. El incremento generalizado del 70% estaba asegurado. La prórroga de la Junta permitirá ahora contar con más tiempo para adaptar esos contadores obsoletos a la nueva normativa: una vivienda, un contador.

Las negociaciones para propiciar esta moratoria se remonta a varios meses atrás entre las autoridades autonómicas y representantes de la Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos de Andalucía (ASA-Andalucía), que había advertido que el plazo que expiraba a finales de este año era escaso y, sobre todo, que la subida sobre el recibo sería "inasumible" por la mayoría de los usuarios. El coste de la conversión de los contadores en individuales también constituiría una agresión para los bolsillos en el actual escenario económico, "el más inapropiado para sobrecargar a los usuarios con el elevado coste que supondría la realización de las obras y nuevas instalaciones", según fuentes de la Junta.

La Administración se basa en estudios que certifican que cuando una comunidad de propietarios transforma el contador colectivo en individuales se registra con carácter casi inmediato un importante ahorro en el consumo del agua. Este es el objetivo primordial de la modificación. Pero ha sido determinante a la hora de aprobar la prórroga, extendiéndola hasta 2015, el hecho de que los trabajos de reforma que hay que realizar para cambiar un contador colectivo por los individuales son muy costosas y de difícil ejecución debido a las peculiaridades arquitectónicas de la mayoría de las edificaciones afectadas.

Pero en paralelo, no sólo desde la Administración, sino si cabe con más interés aún desde las empresas andaluzas del ciclo integral del agua, representadas por ASA, se hace un llamamiento a los consumidores para una "mayor concienciación" sobre todo de la complejidad y el coste del proceso que hay detrás de ese gesto que consiste en abrir un grifo. Esa política ha obtenido resultados importantes porque "los consumidores valoran hoy en día la calidad de los servicios recibidos, premian la calidad del producto, la transparencia en la información y las iniciativas de educación medioambiental y de difusión de la nueva cultura del agua", explica el portavoz y adjunto a la presidencia de ASA, Antonio Jiménez.

Esa prórroga concedida a los usuarios con contadores colectivos tiene su reverso: menos recaudación. Por lo menos un 30% o 40% menos de lo previsto en la Ley de Aguas. Lo que puede afectar al carácter finalista del canon, que no es otro que la mejora y creación de infraestructuras, principalmente depuradoras. Esa recaudación a la baja tendrá que ser paliada, para que no se ralenticen los proyectos de los planes de mejoras de infraestructuras, mediante fórmulas como los convenios mixtos públicos-privados.

En ese carácter finalista de la tarifa también incide la presidenta de Facua-Andalucía, Olga Ruiz. La organización de los intereses de los consumidores también dirigió un foco de especial atención a la reivindicación de esa transitoria que aplazar la entrada en vigor de los contadores individuales obligatorios desde el próximo 1 de enero.

Ruiz destaca el "carácter solidario" y el "objetivo loable" del canon, que no es otro que permitir dotaciones e infraestructuras sufragadas por los andaluces independientemente del lugar en el que residan, porque se trata de obras de "interés para la comunidad autonómica". Facua considera que hay que estar muy vigilantes para que esa partida no se destine a otros asuntos que no son los que marca la Ley de Aguas de Andalucía.

Recientemente, el consejero de Medio Ambiente, Luis Planas, señaló en el Parlamento que se han invertido más de 300 millones en actuaciones ligadas a obras hidráulicas de interés y destacó la estrategia conjunta entre el Gobierno y la Junta para dar respuesta a la Directiva de la CE, que establece una serie de medidas sobre la recogida y el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios