El peaje del Algarve provoca una caída del comercio en la frontera del 43%

  • Al año de su implantación, la provincia de Huelva siente el perjuicio de las tarifas

El pago por circular en las autopistas portuguesas cumplió ayer un año, y en la comarca que formarían la línea Andalucía Occidental-Algarve se ha notado especialmente, pero para mal, con una caída del comercio en los dos sentidos que asciende al 43%. Son los cálculos que realizan asociaciones de comerciantes tanto de la comarca del Algarve como de la provincia de Huelva, la andaluza más castigada por el descenso de visitantes portugueses, que en lo que respecta al municipio de Ayamonte suponen el día a día de su vida empresarial.

En algunos casos, empresarios como el hostelero portugués Joaquim Feliciano, uno de los chefs más importantes del país vecino, alerta de una cifra redonda: "Hemos perdido el 50% de negocio", y lo indica en una jornada como la de ayer, en mitad de un puente, "que hace dos años suponía que no se cupiese en ningún restaurante de la zona, y ahora se ven demasiadas mesas y tiendas vacías".

Feliciano tiene su restaurante en Altura, una pedanía a unos cinco minutos de la frontera portuguesa, otrora lugar de refugio gastronómico de cientos de españoles cada fin de semana, y que sufre los efectos del peaje sin "merecerlo", ya que es de las pocas localidades a donde todavía se llega gratis, ya que las dos primeras salidas de la autopista están exentas de pago.

Sin embargo, los hosteleros tienen una queja: nada más cruzar el puente internacional sobre el río Guadiana ya hay un cartel que indica a los extranjeros que tienen que pagar, aunque en realidad no hay que hacerlo hasta unos 20 kilómetros más adelante, y eso ha retraído a muchas personas de pasar su día de fiesta en suelo portugués, como era costumbre hasta hace un año. Para celebrar este aniversario, la Asociación de Usuarios de la Autopista del Infante, que agrupa a entidades del Algarve portugués y la provincia de Huelva, ha convocado varias movilizaciones, con la intención no sólo de pedir que se elimine el pago por circular, sino de llamar, además, la atención, sobre el estado en que se encuentra la N-125, carretera que supone la alternativa a la autopista, donde se han disparado en un año los accidentes mortales.

Y es que la denominada Comissao de Utentes da Via do Infante decidió que la jornada de ayer fuera de movilizaciones a ambos lados del Guadiana, al considerar "inadmisible" el descenso que se ha producido en la zona, que ha afectado tanto al tráfico en general como a los comercios y empresas de ambos lados del Guadiana. Al 43% de descenso en la actividad comercial, el colectivo de usuarios de la Vía do Infante le pone cifras, y afirma que se han perdido unos 20 millones de euros sólo en los primeros meses tras su implantación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios