Error judicial Más de 12 años en prisión por violación

"Mi padre lo ha pasado muy mal, ya se sabe cómo tratan a los violadores"

  • La hija de Rafael Ricardi asegura que ha conocido la petición de excarcelación por los medios · Macarena pide que salga "a disfrutar de lo que le han quitado"

Comentarios 2

Dice que el "carácter, la mala leche y el genio" que tiene es de su padre. Ese pronto que le hace no ocultar la indignación que siente al haberse enterado por la prensa de la decisión de la Fiscalía de Cádiz de requerir la urgente excarcelación de su padre, Rafael Ricardi Robles, el portuense encarcelado desde el año 1995 por una violación que unas nuevas pruebas han demostrado ya al completo que no cometió. "Es muy fuerte que dieran una rueda de prensa sin informar antes a los familiares. Es increíble, de todo lo que ha afectado a mi padre en estos últimos tiempos me he enterado por los medios e comunicación", dice de corrido.

Macarena Ricardi Borrego, la hija mayor del hace 13 años toxicómano que malvivía bajo un puente, y que fue detenido por la violación de una chica que los avances de la técnica han permitido ahora imputar a dos jerezanos de amplio historial delictivo, está aún desbordada por una historia que no le deja conciliar bien el sueño desde hace meses.

No ha sido hasta hace un mes cuando ha podido volver a encontrarse su padre desde hacía muchos años. Es última vez también se produjo entre rejas, en la antigua prisión de Jerez, antes de que lo trasladaran a Topas (Salamanca), donde está desde el año 98. La misma cárcel a la que, según le contó llorando su padre el domingo, le han vuelto a trasladar. No sabe aún si él sabe la noticia, porque a ella no le dejan hablar con él, ya que deben ser los presos los que contacten con los familiares.

Y no comprende aún por qué sigue allí, por qué no le excarcelan para que pueda salir "a disfrutar de todo lo que le han quitado, estar con su hija y su hijo, y ser una persona normal".

Porque Ricardi tiene otro hijo, Ángel, de 17 años, aún en pañales cuando su padre fue detenido y al que le dijeron que el padre estaba "fuera". Macarena aclara que ha sabido la verdad "cuando constáteis que la Policía lo creía inocente" el pasado mes de abril.

En los encuentros que ha tenido con su padre en la cárcel de Puerto 3, donde estuvo hace poco más de un mes para prestar declaración en el juzgado y ser sometido a nuevas pruebas, dentro de la investigación emprendida por el giro policial de su caso, su padre no ha querido entrar en demasiados detalles de la "dura" vida que ha tenido en prisión. Pese a ello, sí le ha contado que "lo ha pasado muy mal, ya se sabe cómo tratan en prisión a los violadores", dice Macarena con amargura. La joven añadió que en la cárcel "ha tenido varias peleas, aunque al final se fue haciendo su sitio, ganándose el respeto de los otros presos".

Le suena a ciencia ficción que su padre, que tiene un tatuaje en el brazo derecho con el nombre de su hija, algún día reciba una cuantiosa indemnización. "Llegará o no. Ya no tiene edad para empezar a trabajar pero yo le he dicho que no se preocupe, que lo que tiene que hacer es vivir la vida, que se lo merece ya", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios