"Habría sido mejor fusionar las cajas andaluzas hace dos años"

  • El economista considera que el tamaño de las entidades sí importa porque los mercados prefieren empresas grandes, pero aconseja retrasar las uniones a tiempos de calma

Santiago Carbó Valverde (Gandía, Valencia, 1966), catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada, asesor de la Reserva Federal de los Estados Unidos, es un prestigioso economista que la zozobra de la crisis ha convertido, por añadidura, en una especie de pronosticador del futuro más cercano.

-¿Recesión o depresión?

-No estamos aún técnicamente en recesión, aunque si se mantuviera durante bastante tiempo, con bajada de los precios -la deflación- podríamos hablar de depresión. Pero aún es temprano. Los signos son preocupantes pero vamos a esperar.

-¿Cuánto?

-El año 2009 va a ser un año de malas cifras, es decir, peores que las de éste. Al menos en la economía española se va a materializar una evolución negativa de los indicadores. Confiemos que en 2010 la economía recupere cierta normalidad.

-¿Qué medidas cabe adoptar?

-Conviene distinguir dos tipos de medidas. El primero, para tratar de paliar la crisis financiera. A partir de la quiebra de Lehman Brothers este verano los gobiernos han tratado de buscar soluciones para dar confianza a los marcados y a los ahorradores. Este problema parece estar en vías de solución. El segundo tipo de medidas son las de reactivación, porque la economía se ha parado porque nuestro modelo de crecimiento, muy basado en el sector de la construcción, ya no permite pensar que el crecimiento y el empleo vayan a depender del ladrillo. Las medidas que se puedan adoptar para reactivar la economía real (la inversión, el consumo, las exportaciones) son bienvenidas y ojalá tenga efectos significativos prontos.

-Bruselas ha recomendado a sus socios más déficit, rebaja del IVA, etcétera.

-Las medidas de Bruselas, desgraciadamente, han producido controversia entre los países, y sería bueno para dar credibilidad a los agentes económicos (ciudadanos o empresas) que se diera una imagen más coordinada. ¿Bajar el IVA? Puede ser una solución, pero los precios no están subiendo. Estamos viendo una desaceleración muy importante y las medidas a acorto plazo para reactivar el consumo son buenas pero insuficientes. Hay que adoptar otras medidas. Tenemos que hacer más competitiva nuestra economía en el ámbito europeo porque no sólo hay que jugar el partido del año que viene sino muchos más y hay que hacer bien los deberes porque tenemos competidores que nos pueden hacer mucha pupa.

-¿Qué la parecen el esfuerzo del Gobierno para reactivar la construcción y el sector del automóvil?

-Me parecen oportunas, pero en España la solución a la crisis pasa por un reajuste importante del sector inmobiliario. No me terminan de convencer las ayudas a la construcción porque lo que necesitamos es un ajuste. Es duro, pero es así. El sector de la construcción en nuestro país requiere reconducir su peso económico. El sector automovilístico tiene una gran importancia en el empleo y abandonarlo quizá no sea lo mejor, pero debemos ser conscientes de que no podemos hacer un plan para cada sector, no hay recursos.

-Deduzco que tampoco aprecia demasiado las medidas sobre las viviendas de la Junta.

-Reactivar el sector va a llevar un tiempo. En una época de recursos escasos dedicarlos a un sector que va a tener una difícil reacción no creo que sea lo más oportuno,. Ojalá un plan de vivienda ayudara a reanimar la construcción pero sospecho que por el nivel del endeudamiento de las familias, el precio de las viviendas y la actitud de los bancos va a ser muy difícil. Eso no quiere decir que se deje en caída libre pero los pocos recursos que podamos destinar vamos a destinarlos a otros sectores que nos den verdaderamente los réditos necesarios.

-La banca española ¿quedará al margen de la crisis?

-Los bancos y las cajas tenían un nivel de capital y solvencia propia muy fuerte, con mucha dotación de provisiones para cubrir pérdida. ¿Son inmunes? No. Han sido bastante inmunes a las subprime pero tienen una elevada exposición al mercado inmobiliario, con lo que van a tener que realizar una gestión muy eficiente para mantener los buenos resultados. Habrá que esperar al próximo año.

-¿Habrá que salir en ayuda de la banca?

-Es más improbable que ocurra en España pero ahí está el plan del Gobierno. Los mercados van a exigir más capital a los bancos. Y si es necesario más capital para el conjunto de la banca puede haber alguna dificultad adicional pero el uso de esa vía es improbable en nuestro país.

-¿Es más recomendable en estas circunstancias una caja de ahorros única en Andalucía?

-En ese contexto pensar que el tamaño de la banca no importa no se mantiene. Eso no quiere decir que la banca pequeña no pueda estar bien capitalizada, pero es cierto que los mercados invierten más en las empresas grandes. En Andalucía nos encontramos con un sistema de cajas sin grandes problemas a priori. Veamos. Hay dos tipos de fusiones. Las proactivas, que se hace en circunstancias económicas normales, sin turbulencias. Y luego están las reactivas, las que se acometen porque alguna de las entidades tiene problemas. No tenemos constancia de este segundo caso. ¿Es este el momento de las proactivas, un momento de fuertes turbulencias y con tanta incertidumbre? Pienso que habría sido mejor hace dos años o dentro de un tiempo.

-¿Cómo afectará el desempleo a Andalucía?

-Andalucía siempre ha estado seis puntos por encima de la media nacional, y si ésta supera el 16% aquí podríamos situarnos en torno al 21%. El problema del desempleo es un drama social tremendo y la economía tiene que soportar una carga mayor porque no todos sus activos están trabajando. En Andalucía estamos acostumbrados a esta situación y no debemos caer en alarmismo pero sería bueno reforzar un modelo de crecimiento que tenga en cuenta ese aspecto. Podría ser necesaria una reforma estructural. Habría que plantearse si es oportuno mantener los aspectos diferenciales como el Plan de Empleo Rural. Y si se piensa que sí porque tiene beneficios sociales que compensan el resto, estupendo, pero dejando claro que si queremos vivir con menos desempleo hay que poner en marcha todos los incentivos para que la gente pueda trabajar. No es fácil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios