Dos médicos y un vigilante jurado son agredidos en un mismo día

  • Los ataques de los pacientes a dos facultativos ocurrieron en el Hospital de Poniente y el guardia tuvo que repeler otro acto violento en Torrecárdenas

Dos médicos del Hospital de Poniente, en el municipio de El Ejido, han interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional de la localidad por agresiones. Ambos recibieron varios ataques por parte de pacientes y usuarios del centro sanitario el mismo día, según informó la Consejería de Salud de la Junta en Almería. A estos hechos, se le suma otra agresión que tuvo lugar el mismo lunes. En este caso la víctima fue un vigilante jurado del complejo sanitario de Torrecárdenas, en la capital

El ataque contra el guardia de vigilancia del centro almeriense ha derivado en la imputación del presunto agresor por lesiones y amenazas que "perturbaron seriamente" el normal discurrir de los servicios públicos de Salud del complejo sanitario.

Respecto a los facultativos del Hospital de Poniente, la primera denuncia la formalizaba el martes un médico psiquiatra de El Ejido. Éste ha aceptado la representación letrada de los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía contra un hombre que acudió a su consulta aunque, de momento, no han trascendido las circunstancias en que ocurrió.

El otro afectado por las agresiones de usuarios en el centro sanitario de El Ejido no ha interpuesto aún denuncia ante la Policía Nacional. Este tipo de hechos ya han sido calificados en reiteradas ocasiones como un delito por la Fiscalía de Almería.

La Delegación Provincial de Salud avanzó hoy que ha ampliado las diligencias instruidas al completar las denuncias de las víctimas con su personación, que se continuará a lo largo del procedimiento penal como parte de l acusación particular.

La Guardia Civil aún continúa la investigación para localizar al vecino del municipio almeriense Uleila del Campo, de 42 años de edad, que el pasado día 8 golpeó al médico del centro de salud que hay en la localidad. El supuesto motivo de esta agresión es que el facultativo se negó a recetarle unos barbitúricos a su agresor. El médico ya le había prescrito los barbitúricos cuatro días antes, sin embargo, el agresor dijo que los había perdido antes de atacarle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios