Sevilla

Un juez libera a un presunto traficante tras el robo de la droga en la Jefatura de Policía

  • El sospechoso fue detenido en el aeropuerto con 5 kilos de cocaína ocultos en dos maletas pero la sustancia no fue detectada en el contraanálisis · El caso destapó la sustracción de otros 100 kilos de estupefacientes

Comentarios 1

La Audiencia de Sevilla ordenó ayer la puesta en libertad provisional de un presunto traficante que se enfrenta a una condena de 12 años de prisión después de que fuera sorprendido con dos maletas en las que transportaba cinco kilos de cocaína, un alijo que forma parte de los 100 kilos que fueron sustraídos de los sótanos de la Jefatura Superior de Policía de Blas Infante.

La excarcelación de este joven, que llevaba en prisión desde febrero pasado, se produjo después de que la Fiscalía solicitara al tribunal, ante el robo de los estupefacientes, un análisis de las muestras tomadas en su día de la droga aprehendida en el momento de la detención del sospechoso. Esta nueva prueba se practicará hoy, en presencia de las partes.

La defensa del acusado, que ejerce el letrado Pedro Mancera, se opuso a la suspensión del juicio e insistió en que el análisis realizado por el área de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla no detectó la presencia de estupefacientes en las muestras que le fueron remitidas para la práctica de un contraanálisis.

Este hecho fue precisamente lo que permitió descubrir que se había producido un robo a gran escala en la Jefatura de Policía y motivó el inicio de una investigación por parte de la unidad de Asuntos Internos que todavía no ha concluido con la detención de ningún agente de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco). Desde un primer momento, las pesquisas de Asuntos Internos se han centrado sobre los integrantes de este grupo policial integrado por medio centenar de policías, pero seis meses después del inicio de la investigación todavía no se ha producido ningún arresto.

La puesta en libertad de este sospechoso es la segunda que se produce tras la desaparición de la droga en la sede policial, ya que un primer individuo quedó en libertad -a la espera de juicio- después de que se constatara la inexistencia de sustancias estupefacientes cuando los peritos de la Policía Científica procedieron a realizar los correspondientes análisis a la droga que supuestamente le fue intervenida, según confirmaron fuentes del caso.

La Fiscalía de Sevilla solicita una condena de 12 años para R. H. F., de 19 años y que ayer quedó en libertad provisional, al considerar que se puso de acuerdo con otros individuos para introducir la droga en España. El joven viajó a Brasil en febrero pasado, donde le entregaron las dos maletas en cuyo interior había tres máquinas metálicas de amasar. Cada máquina tenía a su vez dos cilindros donde se alojaba la droga, que fue detectada el 24 de febrero en el aeropuerto de Lisboa, donde fueron retenidas las maletas y se autorizó la entrega vigilada de las sustancias, según detalla el Ministerio Público en su escrito de conclusiones provisionales.

Varios días después, en concreto el 27, el joven se presentó en el aeropuerto de San Pablo y reclamó el extravío de su equipaje, momento en que fue detenido y se procedió a la apertura de las maletas. La Policía Científica informó de que la droga aprehendida era cocaína y arrojaba un peso de 5,2 kilos, con un valor en el mercado superior al medio millón de euros.

A principios de junio, la Policía informó al juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla que la cocaína depositada en la Jefatura había desaparecido y en su lugar se habían hallado cinco lotes de muestras que contenían una sustancia "blanquecina". El análisis realizado por el departamento de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno dio como resultado que las muestras contenían un polvo de color blanco o beige que tenía restos de cocaína "no cuantificables", lo que ponía de manifiesto que alguien había dado el "cambiazo" de la droga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios