Un joven muere y su mujer es apuñalada en La Línea

  • La joven está grave y no se descarta que sea un nuevo caso de violencia de género

Un joven de 26 años murió ayer y su compañera sentimental permanece en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz) a consecuencia de lo que parece ser un nuevo episodio de violencia sexista, aunque este extremo aún no ha sido confirmado oficialmente, ya que la investigación policial continúa abierta.

Los hechos ocurrieron pasadas las seis de la madrugada del viernes al sábado en un domicilio del barrio linense de Mirasierra. Se desconoce si lo que ocurrió es que se produjo una pelea entre la pareja y él la apuñaló a ella y luego se quitó la vida, o si pudo ser ella la que le agredió a él hasta quitarle la vida o si hay terceras personas implicadas en este trágico suceso.

Él fue encontrado muerto en su vivienda con varias heridas de arma blanca. La pareja llevaba ocho años de relación y tenía un hijo de sólo 15 meses. Al parecer, ella salió de la casa con varias heridas, también de arma blanca, y se refugió en el domicilio de un familiar.

Cuando llegó la Policía al lugar del suceso, se encontraba en el domicilio el pequeño de la pareja y el cuñado de la joven, que según ha sido detenido y permanece en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía hasta que se esclarezca todo.

Aún se desconocen las causas de lo ocurrido ya que la Policía no ha podido tomar declaración a la mujer, que fue trasladada de inmediato al servicio de Urgencias del hospital del SAS. Se trata de Tania Z., que tiene poco más de veinte años y que ingresó con una herida de arma blanca en el abdomen y dos en el tórax.

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, la joven fue intervenida quirúrgicamente ayer a mediodía de la herida en el abdomen. Aunque en un principio iba a ser trasladada al hospital Puerta del Mar en Cádiz, finalmente se descartó esta opción y permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital del SAS en estado grave aunque estable y no se teme por su vida.

Ninguno de los miembros de la pareja había denunciado al otro por malos tratos y los vecinos aseguraron que se trataba de una pareja normal y feliz que vivía con su pequeño y que no solían dar problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios