Un joven intenta matar a su novia circulando con ella sobre el capó

  • El detenido atravesó caminos en mal estado hasta a 120 km/h para provocar la caída

Los agentes no se lo podían creer cuando miraban el cuentakilómetros: 120 kilometros por hora. Perseguían un vehículo sobre cuyo capó había una joven a la que su novio trataba de matar. Las sirenas y los dispositivos luminosos de los coches patrulla no disuadían al individuo, que tomaba curvas y caminos en mal estado para hacer que la chica cayese al asfalto. Tras varios kilómetros de persecución, uno de los coches policiales consiguió adelantar al turismo, cruzarse en la calzada e interceptarlo. Su conductor fue detenido por un supuesto intento de homicidio y, milagrosamente, la joven resultó ilesa.

Estos hechos ocurrieron la madrugada del martes en Marbella. Dos patrullas de la Policía Nacional transitaban sobre las cuatro por la N-340 cuando a la altura del kilómetro 179 observaron un Volkswagen Golf que circulaba a gran velocidad en sentido contrario y con una mujer en el exterior agarrada al capó y gritando y pidiendo auxilio.

El conductor, Miguel Ángel G.C., de 34 años y sin antecedentes policiales, en algunos tramos llegó a acelerar hasta los 120 kilómetros por hora durante una persecución que duró unos minutos. A esa velocidad máxima hacía giros y atravesó caminos sinuosos y mal pavimentados para provocar la caída de la víctima, según las citadas fuentes. La huida del individuo prosiguió hasta que, en uno de los tramos en recta, uno de los policías logró adelantar al turismo y obtener una distancia suficiente para poder cruzar el coche patrulla en la calzada y cortarle el paso en la zona de Cortijo Nagüeles del municipio marbellí. El otro vehículo policial le bloqueó otras vías de escape y el Volkswagen Golf finalmente se detuvo.

La joven, de 31 años de edad y nacionalidad brasileña, fue auxiliada por los policías porque aún permanecía agarrada al turismo. No presentaba ninguna lesión grave, por lo que no fue necesario su ingreso hospitalario.

Las fuentes consultadas explicaron que ésta relató que el arrestado era su novio y que había intentado matarla. La mujer contó que compartían vivienda y que con anterioridad había sido agredida en dos ocasiones por su pareja, aunque no había presentado denuncia, de ahí que no tuviese antecedentes.

Miguel Ángel G.C. fue acusado de un supuesto delito en grado de tentativa que podría ser elevado por la Fiscalía ante la gravedad de los hechos. Éste fue conducido a los calabozos de la Comisaría de Marbella y después conducido ante la autoridad judicial en unión con las diligencias del caso.

El magistrado adoptó medidas preventivas hacia la víctima y acordó una orden de protección para ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios