Las grandes cadenas se ven obligadas a revisar estrategias

  • Firmas como El Corte Inglés introducen 'marcas blancas' y los clientes buscan las ofertas

Ni los más grandes se libran de la crisis. Las estadísticas oficiales apuntan que las ventas han caído un 5% en las grandes superficies en lo que va de año a nivel nacional, sobre todo, en lo referente a productos no alimenticios. Sin duda, el carro del híper está menos lleno y ha abierto un hueco a los productos más baratos.

En vista a esta tendencia, El Corte Inglés ha introducido en el mercado a mediados de octubre una marca blanca. Aliada es un intento de ofrecer a los consumidores a precios más asequibles, los productos básicos de la cesta de la compra. El precio de los estos alimentos y artículos de primera necesidad se ha incrementado un 11% este año, según un estudio de la Organización de Consumidores, lo que empuja al cliente a buscar las ofertas.

En general, todas las grandes cadenas de distribución están potenciando sus marcas blancas o productos recomendados, como se llaman en Mercadona. Aunque la alimentación es el segmento que menos ha notado la crisis -un 2% de media en Andalucía-, las estrategias se encaminan a diversificar la oferta, bajar los costes y contener los precios.

En un reciente congreso de la Asociación Española de Codificación Comercial, que aglutina a las principales empresas del sector del gran consumo, se puso de manifiesto que la crisis ha desencadenado un cambio radical en los hábitos de consumo de las familias, que cada vez miran más los precios antes de pasar por caja. Así, Eroski Caprabo o Alcampo van a optar por introducir productos ajenos a la alimentación, como libros, videojuegos y tecnología. Carrefour potenciará sus marcas blancas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios