Los gobiernos autonómicos acogen con cautela la propuesta "imprecisa" de Solbes

  • El nuevo sistema recoge las previsiones de los nuevos Estatutos de Autonomía, mejora la capacidad fiscal de los territorios y establece que las autonomías podrán recibir recursos adicionales por los criterios de la población y el suelo

El proyecto de nuevo modelo de financiación autonómica presentado este jueves por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha sido recibido con desconfianza y cautela por los Gobiernos autonómicos que han insistido en defender sus principios frente a la "imprecisión" de la propuesta.

Solbes ha presentado este jueves las bases de un nuevo modelo que incluye la cesión del 50% del IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales a las comunidades autónomas, y ha insistido en que ninguna autonomía perderá financiación con el nuevo modelo.

Según el ministro, el nuevo sistema recoge las previsiones de los nuevos Estatutos de Autonomía, mejora la capacidad fiscal de los territorios y establece que las autonomías podrán recibir recursos adicionales por los criterios de la población y el suelo.

No obstante, el vicepresidente económico ha reconocido que prevé que la negociación con las comunidades autónomas será "difícil, complicada, larga, y con tiras y aflojas", aunque "por el Gobierno no va a quedar" el que no se llegue a un acuerdo.

En respuesta, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha criticado este jueves la "inconcreción" y la "ambigüedad" de las bases para la reforma presentadas por Solbes.

No obstante, el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, ha subrayado que el Gobierno madrileño tiene voluntad de llegar a un acuerdo y "no quiere hacer un 'casus belli' del modelo de financiación autonómica", siempre y cuando se respete el principio de suficiencia, se reconozca casi el millón de habitantes más que tiene Madrid con respecto a 1999 y no se incrementen los impuestos.

La propuesta de Solbes tampoco ha impresionado al Gobierno catalán cuyo consejero de Economía, Antoni Castells, ha considerado que las bases del nuevo modelo prefiguran un sistema "decepcionante, insuficiente y preocupante".

Para CiU la propuesta de Solbes es una "tomadura de pelo" que no se ajusta a lo previsto en el Estatuto de Cataluña en materia de plazos o de relación de "bilateralidad" y no hace mención al déficit que padece Cataluña.

Así, el presidente de CiU, Artur Mas, ha exigido al presidente catalán, José Montilla, que "ponga problemas" a RodríguezZapatero en el debate sobre la financiación.

En Galicia, el presidente Emilio Pérez-Touriño ha reiterado que "no hay ni debe haber ninguna relación" entre balanzas fiscales y financiación autonómica", y que ésta debe incluir la garantía de que los ciudadanos tengan las mismas oportunidades, derechos y niveles de prestación de los servicios básicos.

Para la Junta de Extremadura las bases avanzadas por Solbes "no ofrecen elementos de juicio suficientes como para poder plantear una posición firme" por lo que ha anunciado que fijará su postura cuando se presente "la propuesta detallada" en el Consejo de Política Fiscal.

También Castilla y León ha considerado que la propuesta de Solbes es un anuncio "vago e impreciso" que no ofrece un sistema "completo" y ha reivindicado una negociación multilateral, en la que "ninguna autonomía pierda".

Como parte de esa negociación, el Gobierno castellano-leonés ha anunciado que asistirá el próximo 1 de agosto a una reunión en Oviedo con los consejeros de las regiones que defienden los mismos criterios, entre las que figuran Extremadura, Galicia, Asturias y Aragón.

De hecho, los presidentes de Aragón, Marcelino Iglesias (PSOE), y de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), han coincidido hoy en que el nuevo modelo de financiación autonómica debe tener en cuenta "el coste diferencial" de la extensión geográfica y el envejecimiento, que comparten ambas autonomías.

Por su parte, Iglesias ha recordado que, hasta ahora, todos los modelos de financiación se han aprobado por unanimidad, y ha subrayado que si todas las comunidades aprueban el nuevo modelo eso significará que se han mantenido las posiciones que defiende Aragón.

Desde Palma, el consejero de Economía del Gobierno balear, Carles Manera, ha dicho que "ve bien" la cesión del 50% de determinados impuestos, pero que en la negociación "lo importante será ver cómo quedan las reglas de modulación, que son las que cerrarán todo el sistema".

El PSOE por su parte ha aplaudido la propuesta al considerar que garantiza la cobertura económica de todas las comunidades y que Solbes ha lanzado "un par de ideas muy importantes y positivas", porque el Gobierno garantiza que todas las comunidades autónomas "van a mejorar" su financiación.

Así, para la secretaria de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Mar Moreno, el nuevo modelo avanza hacia una mayor autonomía financiera y una mayor corresponsabilidad fiscal.

Por su parte, el PP se ha mostrado dispuesto a hablar con el Gobierno sobre la reforma del modelo de financiación autonómica "siempre y cuando ésta se haga bajo consenso en el Consejo de Política Fiscal y Financiera".

A su juicio, debe ser un modelo vigente en el tiempo y que no aumente la presión fiscal sobre los ciudadanos, en tanto que mantenga la solidaridad entre las comunidades autónomas y que en situación de crisis tenga en cuenta un plan de austeridad de todas las administraciones públicas, incluidos los ayuntamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios