El fiscal pide 22 días más de pena a la madre que dio una bofetada a su hijo

  • El aumento a 67 días de cárcel se debe a que la agresión fue en la casa familiar en Jaén · La solicitud incluye el alejamiento

Comentarios 5

La Fiscalía recurrirá la condena impuesta a una madre por un delito de malos tratos después de que le diera a su hijo de diez años un bofetón y le agarrara del cuello tras una pelea que se inició cuando ella le reprendió por no haber hecho los deberes del colegio. Por estos hechos acaecidos en Pozo Alcón (Jaén) en 2006, el Ministerio Público estima que esa condena debe aumentar de 45 a 67 días de prisión.

Fuentes de la Fiscalía explicaron que tienen que recurrir en estricta aplicación de la ley, ya que la sentencia emitida en primera instancia no tuvo en cuenta que se tenía que aplicar la agravante de que los hechos se desarrollaron en el domicilio familiar. Por tanto, en aplicación de esta circunstancia, la pena tendrá que aumentar y pasar de los 45 días de prisión más el año y 45 días de alejamiento por un delito de malos tratos, a 67 días de prisión manteniéndose igualmente la prohibición de acercamiento con la salvedad de sumarle 22 jornadas más, como publicó ayer Diario Jaén. El fiscal jefe de Jaén, José María Casado, declaró ayer a Efe que ya tienen preparado el documento que presentarán hoy para recurrir la sentencia.

Las mismas fuentes destacaron que tanto el Ministerio Público como el Juzgado de lo Penal han actuado dentro del margen legal establecido e incidieron en que las medidas de alejamiento se aplican de forma obligatoria en este tipo de casos.

Los hechos se desarrollaron el 6 de octubre de 2006, cuando María del Saliente A. M. estaba en su domicilio de Pozo Alcón y regañó a su hijo de diez años porque no había hecho los deberes del colegio, a lo que este le respondió tirándole una zapatilla y corriendo a encerrarse en el cuarto de baño. La madre fue tras el pequeño y, pese a la oposición del menor, consiguió abrir la puerta, lo que hizo que el niño cayera al suelo. Fue entonces cuando la mujer le levantó agarrándole del cuello, dándole después un tortazo por detrás en la cabeza que hizo que se golpeara la nariz y sangrara. La primera sentencia reconocía en el auto que el niño tiene un carácter "difícil" y es "desobediente" en el colegio, y que ello era motivo del nerviosismo de la madre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios