Antonio Malpica. Catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Granada

"Las dotaciones no han seguido un criterio de calidad"

Comentarios 2

Antonio Malpica es rotundo a la hora de acusar a los gestores de buena parte de los problemas que ahora tienen que enfrentar las universidades andaluzas. Lo que ha faltado, en su opinión, es criterio. "Se le han dado fondos a todo el mundo", explica el docente de la Universidad de Granada (UGR), por lo que "no se han seguido criterios de calidad" a la hora de financiar proyectos y líneas de investigación. Ha habido dinero para todos y eso ha ido en contra de la competitividad.

Este "error de gestión" ha supuesto, según el catedrático y profesor de Historia Medieval de la Universidad granadina, un verdadero "lastre" para los grupos de investigación con más capacidad en favor "de otros que no investigan", denuncia Malpica. Es más, como consecuencia de esta falta de criba, asevera esta catedrático, se ha generado la "descompensación" entre departamentos.

Esta situación trasciende del día a día universitario para poner en riesgo la labor investigadora del futuro. A juicio de Malpica, "si seguimos la misma línea de la que son responsables el Gobierno central y el autonómico" se pondrán en peligro "generaciones enteras de investigadores" por falta de financiación.

En este sentido, el catedrático de Historia Medieval alega que es necesario retener a gente joven en las facultades y departamentos, "que abra nuevas líneas de investigación", aunque "no toda la gente nueva es buena", ya que se ha detectado que, ante la situación actual, los hay que "se repliegan y retiran de la lucha por conseguir fondos" en una especie de espiral dañina ya que, apunta el docente, si no hay fondos, no se pueden abrir nuevas líneas de investigación, y si estas no se abren, no se pueden pedir fondos. Sin embargo, para Malpica los recortes que ahora deben asumir las universidades deberían servir para "ser más competitivos" y dotar de financiación a los grupos capaces de producir más, aunque para ello exige que la administración "esté al margen".

"En Andalucía la administración ha tenido la obligación de ejercer un control riguroso de la sociedad", señala Malpica. "Si la administración es neutra y solvente, no hay problema, pero si tiene como misión el control, sí es un problema", ya que, según el profesor de Arqueología Medieval, esto repercute en que se le dan más oportunidades a aquellos que son afines al poder.

Sobre los recortes que se suceden en el ámbito universitario, Malpica reconoce que "nos ha pillado sin tener articulado el sistema de investigación andaluz", un sistema que, en opinión del catedrático, "requiere de selección y desarrollo de líneas fundamentales de investigación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios