¡Más dinero, que es la crisis!

RODRÍGUEZ Zapatero es un presidente desconcertante: cuando improvisa gasta tal empeño en su actuación que hasta el incrédulo sospecha de una premeditación oculta. Es un lobo con piel de Bambi, que ejemplificaría Alfonso Guerra. Lo que iba a ser un encuentro secreto con el presidente de la Generalitat -horas después recibió a Manuel Chaves-, se transformó a lo largo de esta semana en una exitosa ronda de contactos con cinco responsables autonómicos más. La sonrisa de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, a su salida de la Moncloa supuso el espaldarazo al nuevo sistema de financiación autonómica y un rodillazo más al líder nacional de los populares, Mariano Rajoy. Con Montilla y con Chaves no hubo fotos porque ellos iban a ser los únicos citados, pero ante las críticas del PP y de otros presidentes autonómicos del PSOE, Zapatero improvisó, se puso a invitar a mandatarios, y lo que era el sufriente sudoku de Solbes se le transformó en un éxito político con el que cerrar el año 2008, un año realmente histórico. Por lo de la crisis mutante, claro: desaceleración, recesión y ya veremos si deflación y depresión.

Javier Arenas se ha apresurado a solicitar una negociación con el PSOE andaluz para fijar posiciones conjuntas ante la negociación autonómica. Pero los socialistas andaluces se sienten fuertes ahora, y la respuesta ha sido no. Y no, según ellos, porque ya el Parlamento andaluz aprobó el 26 de junio, con los votos favorables del PP y de IU, un listado de condiciones que debía cumplir el nuevo sistema. 15 proposiciones se aprobaron por unanimidad, aunque el PP sí solicitó sin éxito que el acuerdo se ampliara a la financiación local. Por ello, Manuel Chaves no recibirá a Javier Arenas para tratar este asunto, sino que acudirá de nuevo al Parlamento para explicar en qué se basa el nuevo sistema de Solbes. ¿Cuándo? "En cuanto el Gobierno nos envíe su propuesta", explicó un parlamentario socialista a este medio.

¿Y qué les ha dado Zapatero a los presidente en la Moncloa para que todos salieran tan sonrientes? Según María Dolores de Cospedal y Javier Arenas, un cobazo. "Lo que cada uno quería oír", ha criticado Rajoy desde Galicia. En realidad es todo más sencillo.

A los presidentes de las comunidades autónomas con mayor crecimiento de la población, y que además son las económicamente más poderosas, les ha ofrecido más dinero. ¿Y a los más pobres? ¿Qué les cuenta a éstos, que además son los que más vecinos han perdido? Pues, por lo menos, que recibirán los mismos fondos. Y no es poco. Extremadura recibe del Estado casi 600 euros más por habitante que Cataluña cada año. Es posible que, como critica el PP, esto genere más déficit, pero éste ha dejado de ser una barrera infranqueable desde que el propio G-20 lo recetara contra la crisis. Al final no ha sido mejor esperar a a tiempos de bonanza, tal como propuso Felipe González, y es que Zapatero entiende el nuevo sistema de financiación como otra política de ampliación del gasto.

Rajoy se ha quedado un poco descolocado, es cierto, pero Esperanza Aguirre no podía renunciar a un sistema de financiación que reconoce a más 1.200.000 nuevos madrileños. Ella lo sabe tan bien como el presidente valenciano, Francisco Camps, que hizo sus miguitas con el socialista Antoni Castells, el hombre de los dineros de la Generalitat. Valencia y Madrid ganarán mucho más con el nuevo sistema, y Extremadura, Castilla-La Mancha y Asturias no perderán.

¿Y Andalucía? Pues, como diría el vicepresidente José Antonio Griñán, "en España". Es decir, en el medio. Un sistema de reparto de dinero basado en la población, que garantice todos los gastos de la Junta y que tienda a la igualdad de los españoles en sanidad, educación y servicios sociales es una buena fórmula para Andalucía.

Griñán asegura que su gente está lista para recibir y estudiar la propuesta de sistema de financiación durante estos días de fiestas. Es decir, que su vice, Carmen Martínez Aguayo, va a seguir trabajando desde mañana lunes hasta el 31 de diciembre porque será esta semana cuando les envíen la propuesta.

La fecha no es baladí: obedece a una imposición de los catalanes. La Generalitat quería un nuevo sistema para antes de fin de año, y no lo van a tener, pero sí una propuesta en firme que le salve de un modo u otro la cara frente a la oposición de CiU.

A partir del 31 de diciembre, y ya con la propuesta conocida, habrá otra ronda de consultas que, posiblemente, comience después de Reyes. Los más optimistas creen que el Consejo de Política Fiscal y Financiera se podrá reunir la última semana de enero para dar el visto nuevo definitivo, pero otras fuentes consultadas en el PSOE andaluz consideran que eso es demasiado pronto.

A la Junta tampoco le convienen mucho las prisas, porque antes se debe firmar el acuerdo de la deuda histórica, cuya cuantía debe ser de un mínimo de 1.140 millones de euros.

Lo que no se descarta durante el trámite que aún resta hasta la reunión del Consejo de Política Fiscal es que Zapatero sí reciba a Mariano Rajoy. "Eso es algo que lo debe valorar el partido en Madrid -se explica desde el PSOE andaluz-, las negociaciones son entre el presidente y las comunidades autónomas, y por tanto no cabe una negociación con Rajoy, como tampoco con Arenas, aunque quizás haya algún gesto, una reunión". "Si Camps le ha pedido un gesto como éste, posiblemente se lo concederá para no dar impresión de desaire", mantiene un alto cargo del PSOE andaluz.

Con Rajoy es posible, pero con Arenas es seguro que no. Chaves irá al Parlamento a explicarlo en el mes de enero, cuando también habrá otro pleno solicitado por el PSOE sobre la crisis. Y éste no va a ser tan fácil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios