La crispación entre PSOE y PP amenaza con nublar el Pleno de Antequera

  • Sanz ironiza con que Chaves falta a los plenos ordinarios, "pero no se pierde un ágape" · Pizarro dice que Arenas no quiere ir porque se opuso al pacto de 1978 que dio luz verde a la autonomía andaluza

Comentarios 3

La crispación que marcó el último Pleno en el Parlamento andaluz parece haberse convertido en el prolegómeno de lo que se avecina esta legislatura. Socialistas y populares calientan desde ayer motores para la sesión extraordinaria del próximo jueves en la que se conmemorará el treinta aniversario del Pacto de Antequera, dejando en el olvido la sintonía que rubricaron entonces once partidos para dar el primer paso para el nacimiento de la autonomía andaluza. Si el PP rechazó el acto por excesivo en momentos en los que es necesaria la austeridad, el PSOE vio en este argumento una estratagema para ocultar el rechazo que entonces mantuvieron a ese pacto.

Los primeros en abrir fuego en este nuevo foco de conflicto fueron los populares, que ya la pasada semana pidieron, por razones meramente económicas, anular este Pleno extraordinario y sustituirlo por la celebración de una Mesa del Parlamento y una Junta de Portavoces institucional. El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, aseguró ayer la presencia de los populares en el Pleno por tratarse de una convocatoria oficial, pese a que consideran la cita como un "cuento" y un "despilfarro". El popular se remontó a la última sesión extraordinaria celebrada fuera de sede del antiguo Hospital de las Cinco Llagas, en la localidad gaditana de San Fernando. "Fue un churro y un esperpento", calificó Sanz, "la oposición entró por la puerta de atrás del teatro y los vecinos sólo se enteraron por los cortes de tráfico". Para Sanz, se da la contradicción de que el Gobierno y su presidente se ausentan de dar explicaciones a la oposición, "pero nunca faltan a los plenos festivos y a los ágapes".

El coste de este tipo de actos no es elevado, según fuentes parlamentarias. La sesión plenaria celebrada el pasado noviembre en San Fernando tuvo casi coste cero para el Parlamento, ya que la sede, en este caso, el Teatro de las Cortes, corrió a cargo del Ayuntamiento, y la copa servida después fue sufragada por el Consorcio 2012 -creado para la conmemoración del bicentenario de la Constitución de 1812-. Similar gasto asumirá el Ayuntamiento de Antequera, aunque no habrá copa posterior.

Pero el coste no es lo único que el PP tiene en contra del acto. Sanz, molesto por las críticas recibidas a la gráfica protesta de la sesión pasada, insistió en el "servilismo" de la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, "como si estuviera en la sede del PSOE" y sumó dos nuevas "faltas de respeto": conocer la hora y el orden del día del pleno de Antequera por los periódicos y que no se haya convocado una Junta de Portavoces extraordinaria sobre las ausencias de los consejeros.

Desde el PSOE, su vicesecretario general, Luis Pizarro, consideró que la negativa del PP se debe a que a los populares "les molesta" conmemorar un pacto al que se opusieron. "Arenas era mucho más joven, era secretario general de las juventudes de la UCD y hacía campaña por Andalucía contra los acuerdos de la autonomía", recordó. Aparte de esta razón, Pizarro entendió que el rechazo a este acto también está en la "falta de respeto" al Parlamento en la que está incurriendo el PP, cuyo máximo exponente fue el "espectáculo circense" de los "cartelitos" contra Chaves y Zarrías por su ausencia del último pleno, y en los deseos de Arenas de "endurecer su oposición" y hacer "méritos ante Aznar para que le coja en el sitio adecuado cuando caiga Rajoy". "Arenas se está pasando bastante", advirtió, y cuestionó si "va a tener cuerpo para aguantar esta estrategia hasta 2012".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios