"Todo me asusta, todo me parece raro"

  • Rafael Ricardi, acompañado de su hija y su abogada, comparece ante los medios tras su excarcelación - La abogada pide "un margen" para que tanto él como su familia puedan hacer vida normal.

Comentarios 8

"Que después de todos estos años, que no me hayan pedido ni perdón". Así respondía Rafael Ricardi a la pregunta sobre qué era lo que más le había dolido durante los últimos 14 años de tormento que ha vivido por su injusto encarcelamiento en la prisión de Topas (Salamanca).

La disculpa, al margen de indemnizaciones y sentencias de inocencia definitivas, fue el principal argumento de las comparecencias del propio Rafael Ricardi, de su hija Macarena, de la abogada Antonio Alba y de Juan Domingo Valderrama, miembro del área de cárceles de la Asocación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) durante su comparecencia ante los medios de comunicación en la Asociación de la Prensa de Cádiz.

Un algo desorientado y anímicamente cansado Rafael Ricardi respondía brevemente a las preguntas que se le formulaban después de haber estado recluido 14 años por un crimen que no cometió, afirmando que, tras su salida de prisión "todo me asusta, todo me parece raro". "No conozco a la víctima, reconozco que es una víctima, pero yo soy otra", respondía muy tajante a la pregunta sobre su posible relación con el crimen que le privó de su libertad los últimos años, en la única pregunta medianamente cercana al proceso judicial que se encargó de desgranar minutos antes Juan Domingo Valderrama: "Nos hemos encontrado con un caso desagradable y lamentable, un error grave que da a entender que nuestro sistema judicial y policial no es perfecto, es mejorable". "El mero hecho de no pedir disculpas hace que la Justicia se aleje del principio de humanidad que debería tener", afirmó el abogado de la APDHA.

Después de repasar todo lo que ha sido el proceso policial y la detención de Rafael Ricardi, Valderrama apeló a la gravedad del hecho de que hasta que no se constató la existencia de otro imputado en el caso, no se empezó a hablar de la inocencia del recientemente excarcelado, el cual, una vez conocida la sentencia inicial que le llevó a la cárcel de Topas, se declaró culpable de los hechos. El motivo lo explicó el propio Valderrama: "En este país, para tener algún beneficio o privilegio penitenciario es necesario que asumas el delito".

"Desde la Asociación queremos dar un toque de atención a la sociedad y a los políticos, para que modifiquen la Ley de Enjuiciamiento Criminal y las carencias del sistema de justicia", concluyó el representante de la APDHA.

"Un margen"

Erigida en portavoz de Rafael Ricardi y su familia, Antonia Alba, pedía a la conclusión de una extensa comparecencia ante los medios "un margen" para Rafael y su entorno, para que recupere cuanto antes la normalidad, algo que dificulta el hecho de haber aparecido en prensa y televisión en numerosas ocasiones durante los últimos días, lo que hace que la gente le reconozca por la calle y le pare para saludarle o darle la enhorabuena por su recién conseguida excarcelación.

Con la todavía pendiente sentencia de inocencia en trámite, tanto Rafael como su abogada y sus familiares no quieren hablar de indemnizaciones por parte del Estado o del Ministerio de Justicia, y sólo reclaman una disculpa por 14 años de sufrimiento a un lado y al otro de los muros de la prisión de Topas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios