Un niño de dos años fallece en el hospital tras sufrir una insolación

  • El menor, que fue trasladado en primer lugar a un centro de salud por su padre, presentaba fuertes convulsiones y su temperatura corporal alcanzó los 43 grados

Un niño de dos años falleció el pasado martes en el hospital Infantil del Virgen del Rocío, tras haber sufrido varios días antes una fuerte insolación que le hizo alcanzar una temperatura de hasta 43 grados, según confirmaron ayer a este periódico fuentes sanitarias. Los hechos que desembocaron en el luctuoso suceso se remontan a la una de la tarde del pasado viernes, día 18 de julio, cuando el padre del pequeño, que a finales de agosto iba a cumplir los dos años, se presentó en el centro de salud de Camas manifestando que había dejado a su hijo en el coche mientras él se había ausentado.

El menor sufría muchas convulsiones y su temperatura corporal era de 43 grados, con síntomas de haber padecido un golpe de calor. Ante su estado de gravedad, los facultativos decidieron el traslado del pequeño hasta el Hospital Infantil en una ambulancia del servicio de emergencias 061. El niño permaneció ingresado en esta sección del Virgen del Rocío durante varios días, sometido a ventilación mecánica y en estado crítico.

Los facultativos le practicaron un primer tratamiento en el cerebro, la zona más afectada tras haber estado sometido aparentemente a una exposición prolongada al sol, durante unas dos horas como mínimo. El tratamiento no pudo evitar que el niño entrara en una situación de muerte cerebral, de carácter irreversible. La familia del menor decidió entonces donar los órganos para que puedan ser trasplantados a otros niños con diversas patologías, según otras fuentes sanitarias consultadas por Diario de Sevilla. Los restos del pequeño fallecido fueron finalmente incinerados el pasado miércoles. Tras la muerte del niño, el Hospital Infantil ha puesto los hechos en conocimiento de la autoridad judicial competente, por si de los mismos pudiera derivarse algún tipo de responsabilidad, sobre todo, por el origen del golpe de calor que sufrió el menor y que le provocó finalmente la muerte. En cuanto a cómo pudo sufrir la insolación, algunos testimonios recabados por este periódico apuntan a que el menor pasó toda la mañana con su padre, con el que salió de su domicilio sobre las nueve y media de la mañana. Algunas versiones apuntan a que el padre se trasladó con el niño dentro del coche a realizar gestiones profesionales, aunque otras fuentes señalan que había acudido a efectuar unas compras en un centro comercial de la localidad de Camas. Otras versiones hablan de que el padre había recogido al pequeño en la guardería antes de continuar con sus gestiones.

En lo que sí coinciden todas las hipótesis es que el menor pudo estar varias horas dentro del vehículo, en un día muy caluroso -la temperatura máxima fue de 40 grados el viernes 18-, lo que podría explicar los síntomas del golpe de calor que le fueron apreciados en la primera atención sanitaria. Algunas fuentes comentan incluso que el padre habría confirmado a los profesionales sanitarios que se había ausentado del vehículo, dejando solo en su interior al pequeño, aunque éste es precisamente uno de los extremos que tendrán que esclarecer los agentes de la Policía Judicial que a partir de ahora se encargarán de investigar este suceso que ha causado una gran conmoción en Camas. La investigación también tendrá que concretar el tiempo que el menor pudo estar dentro del coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios