Un ajuste de cuentas fue la causa del tiroteo en Puente Genil

  • El cadáver de un hombre apareció en un olivar cercano a la localidad cordobesa

La principal línea de investigación abierta a raíz del hallazgo ayer en un olivar de Puente Genil (Córdoba) del cadáver de un hombre de 50 años, J.J.G., natural de Avilés (Asturias) y residente en Baena (Córdoba), es que los impactos de bala que le causaron la muerte fueron la consecuencia final de "un ajuste de cuentas".

El hombre falleció horas antes del hallazgo de su cuerpo, al que ayer se le practicó la autopsia, en el mismo lugar donde ayer lo encontró, sobre las 11.30, el agricultor propietario de la finca de olivos donde J.J.G. recibió en el pecho al menos un disparo por arma de fuego. El hecho de que en el lugar, un olivar situado a dos kilómetros del casco urbano de Puente Genil, junto al canal Genil-Cabra, se encontraran huellas de varios vehículos girando en torno a los olivos llevan a la conclusión de que se produjo una persecución, que se saldó con la muerte a tiros de J.J.G.

Junto al fallecido había un BMW de color verde propiedad de un ciudadano rumano, al que intenta localizar la Guardia Civil, encargada de la investigación del caso, que ya ha sido declarado por el juzgado correspondiente bajo secreto de sumario.

Igualmente, a pocos metros del cadáver había una mancha de sangre, que se presume es del fallecido, al igual que el teléfono móvil, una dentadura postiza y unos zapatos, también situados junto al cuerpo sin vida de J.J.G., cuya muerte se produjo horas antes de su hallazgo, tendido bajo un olivo en la finca de Las Monjas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios