La fusión Unicaja-Cajasol crearía un pequeño gigante bancario

  • La integración de las dos entidades que ambiciona Manuel Chaves alumbraría una caja hegemónica en Andalucía y un peso medio en el conjunto de España

Los vientos de crisis han vuelto a remover con fuerza el proyecto de crear una gran caja de ahorros andaluza, a imagen de La Caixa o Caja Madrid, mediante la fusión de las dos grandes entidades: Unicaja, líder financiero regional, con sede en Málaga; y Cajasol, con sede en Sevilla y que terminará de cerrar la fusión El Monte-San Fernando en marzo.

El deseo que Manuel Chaves persigue desde la pasada legislatura ha revivido esta semana navideña con inusitada fuerza ante un nuevo envite del presidente del Gobierno andaluz. En una entrevista radiofónica, Chaves reiteró que "impulsará" la unión de todas las entidades andaluzas, en lo que ya denominó caja única a comienzos de este siglo. Ahora cree que la unión de Cajasol y Unicaja está "madura" y confía que el protocolo de integración de ambas se firme antes del fin de la actual legislatura, en 2012.

El presidente añadió que "son las cajas y sus órganos internos los que deben tomar la decisión", pero estimó que Unicaja y Cajasol son las primeras que pueden avanzar hacia la fusión. ¿Qué potencial estrictamente financiero tendría esa futura entidad unida? Los últimos datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, hasta el tercer trimestre del año, junto al mapa de oficinas de 2007, que es el último disponible, permiten perfilar las fortalezas y debilidades del que sería un pequeño gigante financiero en España.

En el lado positivo, destaca que juntas se situarían como la tercera entidad del sector con más beneficios a cierre de septiembre, tras La Caixa y Caja Madrid y en un año de crisis financiera. No obstante, la evolución ha sido dispar: Cajasol ha visto cómo su resultado ha bajado un 1,7%, hasta 149,5 millones, mientras Unicaja lo ha incrementado un 5,1%, hasta 295,8 millones.

En segundo lugar, la red de oficinas conjunta también sería la tercera mayor de todas las entidades de ahorro, con 1.717 sucursales, por detrás de las dos grandes cajas catalana y madrileña. Sin embargo, atendiendo a la distribución de esas sucursales se observa que la fusión alumbraría un grupo hegemónico en Andalucía, pero con escasa presencia más allá de Despeñaperros.

Unicaja y Cajasol serían líderes en Málaga, donde controlarían una de cada cuatro oficinas de cajas o bancos en la provincia con 334. También en Sevilla, donde su cuota sobre el total del sistema financiero es aún mayor, una de cada tres, con 438 sucursales. En Cádiz y Huelva tendrían el 33% del total. Su unión reforzaría a ambas en Almería, Córdoba y Jaén, mientras Granada sería el lugar donde acumularían una presencia más débil. En total, Unicaja-Cajasol poseería una cuota de mercado del 22% en el conjunto del sistema financiero andaluz, con 1.540 oficinas sobre las 6.912 que bancos y cajas gestionaban en la región a final de 2007.

En el resto de España, ambas sólo suman 177. Frente a eso, La Caixa y Caja Madrid poseen en Andalucía 666 y 145 oficinas, respectivamente. Destaca la presencia que Unicaja tiene en Castilla-La Mancha, con 82 oficinas, que se sumarían a 18 de Cajasol. En Madrid serían 22 más 14. En Extremadura, Cajasol aporta 13 a las tres de la malagueña. Ambas tienen escasa presencia en todo el arco mediterráneo y en las comunidades del norte con más renta: Navarra, País Vasco, Cantabria o Aragón.

Otros ratios económicos dejan entrever dónde estarían los retos. Por valor de sus activos, Unicaja-Cajasol sería la sexta caja española, con 59.734 millones hasta septiembre. La misma posición que ocuparía si se atiende al volumen de créditos: 47.219 millones. En ambos parámetros le superan Caixa Catalunya y las valencianas Bancaja y Caja Mediterráneo.

Más músculo demuestran ambas en depósitos de clientes, un tema clave en estos tiempos de dificultades para financiar la actividad bancaria. Sería de nuevo las tercera, con 44.146 millones. La peor marca es la lograda en la ratio de eficiencia: euros gastados por cada 100 ingresados que es mejor cuanto más baja. Tendrían en conjunto un 46,9%, que les situaría octavos de entre las nueve cajas con más beneficios, debido a que Cajasol parte con un 57,9%, por los costes de su propia fusión, frente al 37,9% de Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios