El TS ordena indemnizar con 2,8 millones a afectados por ruidos desde 1990

  • El Ayuntamiento de Vélez-Málaga tendrá que pagar a 18 vecinos que viven en las inmediaciones de una zona de ocio por las molestias que sufrieron entre 1990 y 2003 por los ruidos de los locales

El Tribunal Supremo ha condenado al Ayuntamiento de Vélez-Málaga (Málaga) a indemnizar con 2,8 millones de euros a dieciocho vecinos que viven en las inmediaciones de una zona de ocio por las molestias que sufrieron entre 1990 y 2003 por los ruidos de los locales.

La sentencia, que ha dado a conocer hoy el alcalde, Francisco Delgado Bonilla (PP), desestima el recurso interpuesto por el consistorio contra el fallo emitido en junio de 2003 por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que lo condenaba a indemnizar con 12.020 euros a cada vecino por cada uno de los años que habían sufrido las molestias.

Se trata de unas familias que viven cerca del conjunto residencial Ipanema, situado junto a la zona de ocio de El Copo, en el núcleo de población veleño de Torre del Mar.

En rueda de prensa, Delgado Bonilla ha informado de que además de la indemnización correspondiente hasta 2003, el fallo -sobre el que no cabe recurso- obliga también a indemnizar a estas personas por los daños y perjuicios producidos desde esa fecha con una cantidad que se determinará en la fase de ejecución de la sentencia.

"De este modo, calculamos que en total la indemnización total puede rondar los 4,5 millones de euros", ha manifestado el regidor, para quien se trata de la sentencia relacionada con molestias por el ruido "que mayores indemnizaciones ha establecido hasta ahora en la historia de España".

Ha pedido disculpas a los vecinos "por la irresponsabilidad y negligencia de este Ayuntamiento desde 1990", que a su juicio es responsabilidad "exclusiva" del PSOE, "que salvo un paréntesis de once meses de gobierno del PP a mediados de los noventa ha gobernado en Vélez-Málaga desde que se instauró la democracia".

En este sentido, Delgado Bonilla ha anunciado que no descarta exigir responsabilidad patrimonial a los anteriores dirigentes municipales, "pues no estoy dispuesto a que las indemnizaciones deban pagarlas todos los vecinos de Vélez-Málaga cuando el único culpable es quien ha ostentados la alcaldía en los últimos años".

Según la sentencia, el Ayuntamiento también deberá cumplir y hacer cumplir la normativa legal sobre control de ruidos y clausurar si es necesario las actividades que carezcan de licencia municipal y la de aquellas que contravengan o excedan su actividad.

Asimismo, está obligado a ejecutar las órdenes de clausura ya dictadas y a adoptar las medidas oportunas para la ejecución efectiva de los cierres acordados en el plazo de un mes a partir de la notificación de la sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios