Tribunales

El TS sustituye al ponente del 'caso Roquetas' por "diferencias insalvables" entre los magistrados

  • El auto judicial incluye una nueva prórroga en el plazo para emitir un fallo sobre el caso

Comentarios 4

El presidente de la sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha sustituido al ponente del caso Roquetas, después de que "disensiones insalvables" entre los cinco magistrados que analizan los recursos planteados al fallo de la Audiencia Provincial hayan impedido emitir una sentencia respaldada por la mayoría.

El magistrado Enrique Bacigalupo será relevado de este modo como ponente por José Ramón Soriano, quien se hará cargo de redactar una sentencia que recoja "el parecer coincidente de la mayoría", para lo que "deberá formular voto particular" en los puntos que han suscitado las eludidas "disensiones insalvables", según consta en un auto judicial.

El documento, que incluye una nueva prórroga en el plazo para emitir un fallo sobre este caso, explica que, tras reunirse el tribunal el 8 de octubre para el estudio de la causa, se produjeron diversas deliberaciones ante la existencia de "discrepancias en puntos esenciales" de los recursos planteados.

El 3 de noviembre, añade el auto judicial, los cinco magistrados que conforman el tribunal llegaron a una "provisional coincidencia de pareceres" que permitió la redacción de un borrador de sentencia por el ponente, quien dictó el 4 de noviembre una primera prórroga del término para emitir el fallo.

Transcurridos los quince días hábiles establecidos y una vez se trataron de perfilar los aspectos del borrador de la sentencia "renacen las disensiones, ya insalvables", por lo que el presidente del Tribunal y de la sala de lo Penal, Juan Saavedra, ordenó el cambio de ponente y retrasó en diez días la emisión del fallo.

Esta nueva prórroga responde a la "gran complejidad" de la causa, así como a la «problemática» que plantea, tal y como recoge el documento fechado el pasado 26 de noviembre.

Este nuevo auto judicial se dicta después de que el 8 de octubre la sala iniciase la deliberación de los recursos de casación por infracción de Ley y quebrantamiento de forma interpuestos por todas las partes personadas en la causa frente a la sentencia dictada por la Audiencia Provincial.

El 27 de abril de 2007, la sección tercera, que enjuició el conocido como "caso Roquetas", condenó a los tres guardias civiles que emplearon defensas contra el agricultor Juan Martínez Galdeano.

Al mando del cuartel, el teniente José Manuel Rivas, se le atribuyó un delito de atentado no grave contra la integridad moral por el que fue condenado a quince meses de prisión y a tres años de inhabilitación, así como una falta de lesiones penada con una multa de doce euros al día durante mes y medio.

El fiscal pedía para él tres años y medio de cárcel, por cinco años y medio de la acusación particular y ocho años y nueve meses de la acusación popular.

Por su parte, la agente M.J.S.P. y el guardia J.A.M.S. fueron considerados culpables de sendas faltas de lesiones con la agravante de abuso de superioridad, que fueron penadas también con multas, frente a las peticiones del fiscal, que pedía para ellos tres años y tres meses de privación de libertad.

Juan Martínez Galdeano murió a las 17.43 horas del 24 de julio de 2005 en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas de Mar, donde acudió hora y media antes para pedir auxilio tras su implicación en un accidente de tráfico.

El informe de la autopsia determinó que la muerte de Martínez Galdeano se produjo por la ingesta de sustancias tóxicas -cocaína, heroína y alcohol- hasta media hora antes de su llegada al cuartel, lo que le causó un "síndrome de delirio agitado" que derivó en la insuficiencia cardiorrespiratoria aguda por la que falleció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios