Sólo 767 piden acogerse al plan de retorno en un mes

  • En Andalucía han sido presentadas 85 solicitudes · Las ONG critican el programa y creen que no es adecuado

Hace poco más de un mes que entró en vigor el Plan de Retorno Voluntario con capitalización del desempleo, que establece el abono acumulado y anticipado de la prestación a los inmigrantes que se hayan quedado sin puesto de trabajo en España y quieran regresar a sus países.

En el primer mes de vigencia -que hizo el 13 de diciembre- han sido sólo 767 los extranjeros no comunitarios los que han querido acogerse al plan, según los datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. Percibirán el 40% del importe acumulado en España y el resto en su país, con el compromiso de no regresar en tres años. Los primeros están partiendo este mes. Las ayudas -el coste del billete, desplazamientos internos y 50 euros para el viaje- son un incentivo más. Con el precio de los vuelos, el importe del paro -una media de 9.670 euros- se va en el viaje. "El problema es el tiempo", argumenta Carmen Peñalba, directora de la OIM en Madrid, la única entidad que gestiona además las ayudas complementarias de dicho plan ya que Cruz Roja y otras entidades empezarán a hacerlo en 2009. Los admitidos deben retornar en un mes, "y en estas fechas, con las Navidades, no hay billetes", declara Peñalba.

Los ecuatorianos son los que más solicitudes han presentado, seguidos de los de Colombia y Argentina. De las 767 peticiones, 300 han sido reconocidas y de ellas 210 han sido abonadas (77 ecuatorianos, 44 colombianos y 24 argentinos, entre otros). En Andalucía, han sido presentadas un total de 85 solicitudes. Málaga y Almería, son las provincias donde más inmigrantes se han acogido a este plan.

Según los cálculos del Ministerio de Trabajo e Inmigración, la cifra de potenciales beneficiarios de la medida se eleva a 87.000 personas, con una duración media de la prestación del paro de entre los seis y dieciocho meses. Por sectores, el 37% de las personas que han presentado solicitud durante este mes pertenecen a la construcción; el 31% a actividades inmobiliarias y alquiler de servicios a empresas (incluido el servicio doméstico), el 9% a comercio y el 8% a hostelería. Por sexos, 180 son hombres y treinta mujeres.

El programa de retorno voluntario afecta a los nacionales de los países no comunitarios con los que España tiene convenios de Seguridad Social. Para acogerse a este plan es necesario ser demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo y tener reconocido el derecho a la prestación por desempleo contributiva, sin compatibilizarlo con un trabajo a tiempo parcial.

También habrá de asumir el compromiso de retornar a su país de origen y no volver a España en el plazo de tres años para residir o realizar una actividad lucrativa o profesional por cuenta propia o ajena.

Las ONG declaran que atienden muchas consultas, pero que habrá que esperar para ver si los resultados se aproximan a las expectativas con que se anunció este plan. Son muchas las críticas que esta recibiendo el citado programa de retorno, a pesar de llevar funcionando un mes. Así, José Miguel Morales, secretario General de Andalucía Acoge, afirma que "siendo una medida interesante no es la solución al problema. Lo que se vendió como una gran medida, no es real porque las cifras no responden". Morales reconoce que son muchos los inmigrantes que han acudido a informarse pero que los "extranjeros que ya están establecidos en España se lo piensan".

Por su parte, desde la Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (Redi) piensan que "el plan no va a funcionar, muchos inmigrantes tienen aquí su proyecto de vida y por quedarse en paro no van a renunciar". Las cifras demuestran "que el famoso plan va camino del fracaso. Lo que se vendió como la gran medida del Gobierno no dará mucho resultado ya que lo único que pretenden es meter bajo la alfombra los problemas reales de los inmigrantes que están en nuestro país", declara el portavoz de Redi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios