Salud inmoviliza en Málaga 4.000 kilos de carne contaminada de Irlanda

  • Los productos importados estaban afectados por la dioxina y su destino eran comercios especializados de la Costa del Sol

Unos 4.000 kilos de carne derivada del cerdo procedentes de Irlanda, y posiblemente contaminados con una sustancia química denominada dioxina, han sido inmovilizados por los inspectores de la Junta y el Ayuntamiento de Málaga en tres tiendas de mayoristas de la capital. Ésta es la primera ciudad andaluza donde se ha detectado, hasta el momento, la presencia de productos afectados por la alerta sanitaria que ha afectado a varios países europeos.

Las tres partidas inmovilizadas de forma cautelar contienen productos cárnicos congelados derivados del cerdo como salchichas, bacon y jamón ahumado que tenían como destino las tiendas especializadas de la Costa del Sol. Hasta ahora sólo se ha podido confirmar que una de las partidas, compuesta por unos mil kilos de salchichas, está contaminada con dioxina.

Según aseguró ayer a este periódico el subdirector de Protección de la Salud de la Junta, José Antonio Conejo, el resto de los productos están inmovilizados en los mismos establecimientos desde donde iban a comercializarse a la espera de que las autoridades irlandesas y la Comisión Europea confirmen, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, si están o no afectadas por la alerta sanitaria.

La voz de alarma la dio uno de los operadores que recibió la carne directamente de un proveedor irlandés. Los inspectores de la Red de Vigilancia y Control Alimentario de la Consejería de Salud y del Ayuntamiento de Málaga comprobaron que se trataba de carne contaminada y de que la mayoría aún no se había comercializado.

Los productos que ya se habían distribuido en establecimientos dedicados a la venta de especialidades irlandesas con destino, fundamentalmente, a ciudadanos de ese país residentes en los municipios costeros, han sido inmovilizados en los puntos de venta como medida de precaución.

El responsable de la Junta aseguró que no existe ningún tipo de riesgo para la salud, ya que "para que esto ocurra se tiene que consumir carne de forma muy reiterada y en cantidades enormes". La Junta aconseja a los ciudadanos que hayan comprado alguno de estos productos no consumirlos hasta que se confirme su buen estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios