Quince detenidos en un golpe al tráfico de hachís mediante 'muleros'

  • La Policía desmantela una organización que utilizaba correos humanos para transportar la droga en el interior del cuerpos desde Ceuta y Marruecos.

La Policía Nacional ha asestado un golpe al tráfico organizado de hachís en Sevilla con la detención de quince personas y la incautación de más de treinta kilos de esta droga repartidos en 2.867 bellotas. La red desarticulada por la Policía utilizaba lo que se conoce como muleros, es decir, personas que eran empleadas como correos para traer la droga en el interior de su organismo desde el norte de África hasta Sevilla. 

La investigación comenzó en enero, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización que importaba hachís desde Marruecos o Ceuta y luego lo distribuía en la provincia de Sevilla. En una primera fase de la operación, la Policía interceptó un vehículo con cuatro ocupantes. Tres de ellos portaban hachís en forma de bellotas dentro de su cuerpo. La droga había sido introducida tanto por vía oral como por vía rectal, según informó este martes la Jefatura Superior de Policía en un comunicado. De esta forma, los traficantes eludían los controles superficiales que se practican a los vehículos en la frontera. 

Entre estos primeros detenidos se encontraba una mujer de origen iberoamericano que se encargaba de captar personas para hacer de muleros. Unos días más tarde fueron arrestados otros tres individuos en un piso en Gelves, donde la Policía encontró 647 bellotas de hachís. Los agentes del grupo I de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) continuaron con la investigación y descubrieron la existencia de otro grupo dedicado a introducir droga por el mismo procedimiento. 

Esta nueva red utilizaba varios vehículos y un elevado número de muleros. Incluso llevaban en los coches un juego de matrículas italianas para transportar la droga a este país sin levantar sospechas. Estaba dirigido por un ciudadano marroquí y otro argelino. Ambos fueron detenidos in fraganti en una salida de la autovía de Huelva, la A-49, cuando transportaban 150 bellotas cada uno. Una vez detenidos los cabecillas, la Policía registró los pisos que la organización tenía para hospedar a los muleros hasta que expulsaban la droga del cuerpo. 

En estos domicilios fueron detenidos otros miembros de la red. Estas viviendas se encontraban en varias localidades, como Tomares, San Juan de Aznalfarache, La Algaba, Camas y Castilleja de la Cuesta. En Sevilla capital tenían un piso en Pino Montano. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones en los próximos días. El alijo de 30 kilos de hachís es uno de los mayores encontrados a un grupo de muleros en España, ya que estos traficantes suelen pasar cantidades más pequeñas.

<br>

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios