Xi congreso psoe-a

Pizarro anuncia "tolerancia cero" ante la corrupción dentro de la formación

  • El secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, indica que en el partido se está para "servir" por lo que en él no caben "ni los aprovechados ni los arribistas"

Comentarios 9

El secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, quiso dejar hoy claro, durante su intervención en el acto de apertura del XI Congreso Regional, que en este partido se está para "servir y no para servirnos" y en él no caben "ni los aprovechados ni los arribistas", apuntando que los socialistas no van a tolerar "ningún comportamiento que dañe la honestidad y la ética de una organización con más de cien años de historia como es el PSOE". "Tolerancia cero frente a la corrupción y las conductas irregularidades", sentenció.

Luis Pizarro advirtió de que quien no cumpla con estas "exigencias éticas, no cabe en el partido", porque no se puede permitir que "nadie se pueda beneficiar de nuestras siglas para su beneficio personal" ni que una actuación particular empañe la trayectoria de todo el partido.

Empezó su discurso diciendo que los socialistas se toman sus congresos en serio y no los entienden como un "mero trámite ni como escaparate para el marketing", sino que en ellos siempre hay debate y contenido. Señaló además que el PSOE es un partido "vivo, en el que se debate y en el que funciona la democracia" y, en modo alguno, es un partido "del dedazo ni del ordeno y mando". Agregó que los socialistas andaluces afrontan su XI Congreso con los "deberes hechos", porque Andalucía está mejor que hace cuatro años, pese a la "complicada situación económica de origen internacional que se atraviesa ahora" y porque se volvieron a ganar las pasadas elecciones autonómicas y generales.

Para Pizarro, el XI Congreso "no pretende abrir una nueva etapa", porque ahora se marcha "por el camino correcto", como certifican los resultados del 9 de marzo, ni pretende "romper con el pasado ni prescindir de lo mucho y bueno que hemos venido desarrollando en estos años", frente al discurso "catastrofista y mezquino de la derecha, que intenta lanzar cortinas de humo sobre los avances inequívocos de nuestra tierra". En su opinión, para lo que debe servir este cónclave es para "dar un nuevo impulso" al proyecto socialista y "reformular el proyecto para renovar, para proseguir y para dar un nuevo sentido a nuestra alianza estratégica con los andaluces".

Agregó que el PSOE-A ha demostrado que es un partido "que sabe renovarse continuamente y que no es un partido que se acomoda, que se instala en la rutina o que se duerme en los laureles", sino "todo lo contrario". "El PSOE debe seguir siendo un partido dinámico, con iniciativa, con capacidad para anticipar el futuro y con clara vocación de ofrecer respuestas a las nuevas demandas sociales", dijo.

Tras hacer un recorrido por los "avances" que se han producido en Andalucía con los gobiernos socialistas, apuntando que el PP "carece de generosidad y de alturas de miras para admitirlo", Pizarro hizo un llamamiento a todos los militantes para seguir "trabajando duro para que el cambio se siga identificando con el PSOE de Andalucía", esto es, el "gobierno para todos y no para unos pocos, como auspicia la derecha, que está unida a lo peor de nuestro pasado, mientras que la izquierda es la mejor garantía para seguir avanzando".

Según Luis Pizarro, el PSOE-A es el partido "que más se parece a la sociedad andaluza", mientras que la "derecha nunca ha creído en las posibilidades" de nuestra tierra. "El andalucismo real en esta tierra lo representa el PSOE, por la vía del compromiso y de los hechos", sentenció el secretario de Organización, para que un "andalucista de convicción no puede identificarse con la derecha, heredera de los dirigentes del pasado que nunca apostaron por Andalucía". "El andalucismo transformador es una seña de identidad del ideario del PSOE de Andalucía", apuntó Luis Pizarro.

Pizarro manifestó que el PSOE-A no puede renunciar a sus principios ni raíces, pero sí tiene que adecuarse a la nueva realidad social que nos circunda, de manera que hay que ensanchar los objetivos.

Luis Pizarro también dedicó una parte de su intervención a la situación actual del PP, apuntando que carece que proyecto en Andalucía, "aunque ahora se ponga la piel de cordero por cuestiones de marketing electoral". "Su único proyecto para Andalucía es la obstrucción, la negatividad y la crispación", dijo el secretario de Organización, para quien el presidente del PP-A, Javier Arenas, "no tiene propósito de enmienda" y es un político "amortizado, sin credibilidad, un vendedor de baratijas, al que hay que reconocerle que tiene una gran habilidad para vender que gana congresos, pero al mismo tiempo es un gran campeón de perder elecciones".

En cuanto al viaje al centro del PP andaluz, dijo que es la "misma cantinela" de siempre y señaló que el centro para los populares, que están "más perdidos que el barco del arroz", es un recurso "retórico, no una creencia", ya que a poco que se "descuiden florece un instinto reaccionario y conservador que llevan inoculado y un profundo desprecio por Andalucía". Señaló que si Arenas opta a las próximas elecciones autonómicas, "mejor" para el PSOE porque el actual presidente de la Junta, Manuel Chaves, le va ganar "por cuarta vez".

Tras la intervención de Pizarro, la presidenta de la Mesa del Congreso, la consejera de Educación, Teresa Jiménez dio la bienvenida a compañeros y representantes de los agentes económicos y sociales presentes, y manifestó que tras el Congreso Federal del pasado fin de semana, a los socialistas andaluces les toca ahora "sentar las bases para que el PSOE de Andalucía siga liderando el progreso de la sociedad", ya que "tenemos historia, ganas, ideas, fuerzas y determinación para poderlo hacer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios