Pizarro descarta disolver el Ayuntamiento de Estepona y pide a Arenas que sea "responsable" y acepte un acuerdo

  • El PSOE pide el acta de concejal a Miralles, a la que suspenderá cautelarmente de militancia

Comentarios 1

El vicesecretario general del PSOE-A, Luis Pizarro, descartó hoy la posibilidad de que se vaya a proceder a la disolución del Ayuntamiento de Estepona (Málaga) e instó al presidente del PP-A, Javier Arenas, a comportarse con "responsabilidad" y aceptar la opción de "sentarse en una mesa para buscar un acuerdo por el interés general de los ciudadanos" en esta ciudad malagueña.

En declaraciones a los periodistas antes de mantener una reunión con alcaldes y cargos institucionales del PSOE en Andalucía Oriental, Pizarro explicó que como en otras ocasiones, tras ser imputada por el presunto delito de prevaricación, a María Miralles se le aplicará el código de conducta interna "y se le va a pedir el acta de concejal y suspender cautelarmente de militancia del partido".

En este sentido, el número dos de los socialistas andaluces explicó que no están por la disolución del Ayuntamiento de Estepona porque no lo consideran necesario, ya que "no son las mismas circunstancias que Marbella, puesto que en este caso, hay posibilidad de gobernar y gestionar responsablemente los intereses".

De esta forma, Pizarro advirtió de que en estos momentos son necesarios dirigentes responsables "que no pretenden aprovechar una situación como la que estamos viviendo para sacar réditos electorales".

"El PP-A y Arenas deben actuar de manera responsable, pues si desde las direcciones provincial y regional no se plantean inconvenientes en cerrar un acuerdo de estabilidad, seguro que los concejales no tendrán inconveniente en cerrar un acuerdo de estabilidad y cerrar una agenda de intereses general de los ciudadanos, o de participación en el Gobierno municipal", razonó Pizarro.

Actualmente, la corporación está integrada por siete no adscritos, cinco concejales del PP, uno de IU, una del PA, una de Estepona 2007 y siete del PSOE, a expensas de lo que suceda con María Miralles, que en caso de no renunciar a su acta, tras resultar imputada por el presunto delito de prevaricación, podría dejar a los socialistas con seis ediles y elevar a ocho el número de no adscritos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios