El Parlamento no puede impedir las ausencias del Gobierno si están motivadas

  • El PP pide que se cambien los plenos para que los consejeros no escapen al control de la oposición

Sin carteles, pero con el mismo ánimo, el PP intentó convertir ayer la Junta de Portavoces del Parlamento en un nuevo pleno cuyo único punto del orden del día era su queja por las reiteradas ausencias de los miembros del Gobierno andaluz en las sesiones de control, y cuyo culmen fue la incomparecencia en la última sesión del vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, con una "falsa" excusa. Pero los populares no lograron del todo su objetivo. También pretendían que la Mesa del Parlamento pudiera rechazar las excusas del Gobierno para posponer las preguntas de la oposición, y un informe de los servicios jurídicos de la Cámara, solicitado por la presidenta, Fuensanta Coves, tiró por tierra su propuesta.

Según recoge el documento, cuando la ausencia está "motivada", la Mesa del Parlamento no puede denegar su aplazamiento. No obstante, se abre la puerta a la posibilidad de que este órgano pudiera examinar la "calidad" de la excusa, de forma que podría desestimarse en caso de que se detectara una voluntad "inequívoca" de que el aplazamiento de las preguntas sea "lisa y llanamente impedir el ejercicio del control" al Gobierno.

Pese a que este informe les fue entregado antes de la Junta de Portavoces, los populares no se arredraron y atacaron a la presidenta del Parlamento, instándole a que ante la gravedad de lo sucedido con Zarrías -primero justificó su ausencia por tener que acompañar al presidente de Panamá, y tras anularse la visita, dijo que tenía que acudir a la inauguración de la feria Expo Agro-Almería- asumiera el error e impidiera hechos similares. "Si usted quiere, eso no pasa más, porque se puede cambiar el orden del día para que comparezcan", argumentó la portavoz popular, Esperanza Oña, que recordó que esta medida ya se aplicó recientemente con el vicepresidente segundo y consejero de Economía, José Antonio Griñán.

Una vez terminada la Junta de Portavoces y con el informe en la mano, Coves respondió a los reproches de los populares, que la consideraron demasiado permisiva con el PSOE, diciendo que como presidenta "no tiene por qué regañar a los consejeros, ni decir si le parece bien o mal que usen un avión para ir a los plenos". "La Mesa del Parlamento no debe entrar en las ausencias de los consejeros cuando estén justificadas por sus funciones de Consejo de Gobierno", zanjó.

El PSOE consideró que el PP "se está pasando tres mil pueblos", ya que lo único que busca es dar una "bochornosa" continuidad al "espectáculo", en el que los diputados populares exhibieron los carteles contra Zarrías y el presidente andaluz. Mientras IU, cuyo portavoz, Diego Valderas, guardó silencio en su primer turno de palabra en señal de protesta, no quiso formar parte del juego del PP, pero sí sacó de nuevo a colación su reiterativa petición de reforma del Reglamento de la Cámara para poder tener más iniciativa política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios