La Junta sacará a subasta el remanente de tesorería por petición de la banca

  • Griñán advierte que estos fondos van a menos por la caída de la recaudación · Arenas acusa al Gobierno andaluz de presionar a las cajas de ahorros para que digan que están a favor de estas operaciones

Una semana es lo que ha necesitado el Gobierno andaluz para, a petición de la banca, retomar las subastas del remanente de Tesorería. La presión del discurso del PP a lo largo del último mes, acusando de manera constante al Ejecutivo autonómico de "especulador" por no destinar este dinero -unos 6.000 millones de euros- a ayudar a familias, pymes y autónomos ante la crisis, y dejarlo a merced de la puja de las entidades financieras en lugar de depositar el dinero en el Banco de España -aunque implique sacar menos rentabilidad a esos fondos-, llevó hace siete días a la Consejería de Economía a hacerle caso. Pero ante la reacción de las cajas y bancos, se volverá al sistema anterior.

El anuncio corrió a cargo del vicepresidente segundo y consejero de Economía, José Antonio Griñán, que ayer manifestó que se retomarán las subastas tanto por el criterio de rentabilidad como por el efecto que tienen como mecanismo de obtención de liquidez para la banca. El problema radica en que este excedente de tesorería va cada vez a menos. "Las entidades financieras han solicitado que se vuelva a la subasta, algo que se tendrá que volver hacer mientras duren los rescursos, que cada vez son menos porque lo que se recauda es menor", aseguró.

Griñán, que en los dos últimos plenos en el Parlamento andaluz ha dado explicaciones en varias ocasiones al PP -diez iniciativas, entre ellas, una comisión de investigación que decayó por la negativa de PSOE e IU-, aseguró no entender esta estrategia, ya que estas operaciones se vienen realizando de manera transparente -se publican en el BOJA- desde hace cuatro años. Su sopresa es mayor, según afirmó, después de que el propio Javier Arenas le preguntara el pasado verano por este asunto y no hiciera reproche alguno.

Otro elemento para desacreditar las críticas populares, esta vez aportado por el PSOE-A, es que estas subastas y la petición de que se reanuden han sido formuladas por los consejos de administración de las cajas, en los que hay representantes del PP. "Todo vale para desprestigiar al Gobierno, pero no le hacen caso ni siguiera los suyos", puntualizó el vicesecretario general del PSOE-A, Luis Pizarro, que situó al PP en una carrera de la crispación en la que quiere reabrir una guerra política a costa de las cajas y menoscabar a la imagen de la Junta y del PSOE recurriendo a la "doctrina falangista" y el "discurso joseantoniano" presentándolos como "amigos de los banqueros". "Quieren criticarnos como si los banqueros votaran al PSOE y creo que estos están más cerca del PP", subrayó.

El PP calificó de "absolutamente falso" que las cajas andaluzas hayan pedido que se retomen las subastas, porque los "grandes beneficiarios" son en un 80% los bancos foráneos, lo que derivó en un ataque a Griñán al que se acusó de "mentiroso compulsivo" y "subastero". El presidente del PP-A, Javier Arenas, aseguró que lleva más de 15 días recibiendo llamadas de los presidentes de las cajas y sus consejos de administración desvelando que la Junta les ha presionado para que hicieran un comunicado a favor de estas operaciones -extremo negado por el PSOE-. Arenas propuso la creación de un fondo hipotecario con los intereses generados por las subastas para "avalar" a demandantes de VPO que no pueden presentar aval ante los bancos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios