La Junta se opone a la reclamación del PP de separar las elecciones andaluzas

  • Los populares recuerdan que el Parlamento aprobó dos proposiciones no de ley que expresaban la voluntad de que las elecciones autonómicas fueran convocadas en fecha separada

Comentarios 13

El Gobierno andaluz ha expresado su criterio contrario a la toma en consideración de la proposición de Ley del PP, que se debatirá mañana en el Pleno del Parlamento, que plantea una modificación de la Ley Electoral de Andalucía para que las elecciones autonómicas no vuelvan a coincidir con ningún otro comicio. 

El Ejecutivo autonómico argumenta su rechazo a la iniciativa popular, en la comunicación remitida al Parlamento, en que el Estatuto de Autonomía, en su artículo 127.1, atribuye "la facultad de disolución del Parlamento de Andalucía al presidente de la Junta bajo su exclusiva responsabilidad, previa deliberación del Consejo de Gobierno" y reproduce textualmente dicho precepto.

Para el Gobierno, las "únicas limitaciones que a este respecto tiene el presidente de la Junta, con independencia del requisito previo de la deliberación del Consejo de Gobierno ya citado, se recogen en el propio Estatuto de Autonomía, al establecer en su artículo 127.2 y 3 que la disolución no podrá tener lugar cuando esté en trámite una mociónde censura o no haya transcurrido un año desde la anterior disolución, salvo el supuesto de disolución automática por no elección de presidente".

Según el Ejecutivo, con la modificación que el PP plantea de la Ley Electoral de Andalucía se pretende "alterar las prerrogativas que el vigente Estatuto de Autonomía atribuyen al presidente de la Junta, imponiéndosele un deber al que la propia norma estatutaria no le obliga".

"Asimismo la proposición de Ley supone, dotando de eficacia jurídica extraterritorial a una disposición de la Junta de Andalucía, alterar las prerrogativas que el artículo 115.1 de la Constitución atribuye al presidente del Gobierno en cuanto a la determinación de la fecha de las elecciones para diputados y senadores, toda vez que éstas no podrían convocarse coincidiendo con las andaluzas", señala el escrito del Gobierno autonómico.

Por su parte, el PP manifiesta en la exposición de motivos de su iniciativa, a la que tuvo acceso Europa Press, que "cuando coinciden varios procesos electorales en una misma fecha, los ciudadanos tienen dificultades para discernir con claridad cuáles son las propuestas y los mensajes correspondientes a cada uno de ellos, produciéndose, por tanto, una yuxtaposición y contaminación entre debates políticos de diferente ámbito que acaba teniendo una influencia significativa en el proceso electoral".

Asimismo, la proposición de Ley recuerda que el Parlamento de Andalucía aprobó dos proposiciones no de ley que expresaban la voluntad de que las elecciones autonómicas fueran convocadas en fecha separada, de tal manera que se hiciera posible un debate, reflexión y votación específicos sobre los asuntos de competencia andaluza.

La iniciativa del PP andaluz señala también que "pese a que la atribución al presidente de la Junta en 1994 de la facultad de disolución parlamentaria anticipada se justificaba en la equiparación de Andalucía con las otras tres comunidades que habían accedido por la vía del artículo 151 de la Constitución, que han venido siempre celebrando sus procesos electorales sin coincidencia en fechas con ningún otro".

"La experiencia ha demostrado que en Andalucía dicha facultad de disolución ha venido siendo utilizada desde entonces sistemáticamente --1996, 2000, 2004 y 2008-- no para posibilitar unas elecciones separadas, sino para hacerlas coincidir en fecha y hora con las elecciones generales", indica la propuesta del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios