La Junta mantiene que el empleo en Andalucía está resistiendo la crisis

  • La oposición llama "parches" a las recetas contra el paro · UGT avisa de huelga general si se llega al millón de desempleados · Analistas dicen que en el 22% de los hogares andaluces hay una persona sin trabajo

Comentarios 10

Bajo la advertencia del secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, de una posible huelga general si el desempleo alcanza la cota de un millón de parados y con los resultados del informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI) sobre la mesa, en el que el 22% de los hogares andaluces hay una persona sin trabajo, se desarrolló ayer en el Parlamento el debate general sobre el empleo. Un lance en el que Gobierno andaluz y la oposición no se encontraron, el primero por su confianza en que Andalucía está resistiendo mejor que otras comunidades el envite del paro y por la efectividad de las recetas puestas en marcha, y PP e IU por considerarlas un "parche" ante la dimensión de la negra cifra de 700.000 parados del mes de noviembre.

"La economía andaluza no está condenada al fracaso, el empleo está resistiendo", afirmó el consejero del ramo, Antonio Fernández, que pese a admitir la tendencia al alza del desempleo, que recupera el hito del 17%, quiso transmitir un mensaje de tranquilidad sostenido en el aguante del sector servicios y en el "repunte" de los sectores de las energías renovables y las nuevas tecnologías que, como recordó, han propiciado que Andalucía sea la sexta comunidad con menos incremento del paro en el último año, y eso con más población activa y rozando la cifra histórica de los 3,1 millones de trabajadores. Una seguridad que, además, quiso afianzar con los resultados que se prevén a partir de marzo de los planes y fondos puestos en marcha desde el Gobierno central y la Junta, por los que 1.760 millones darán pie a la creación de 40.000 empleos.

Esta confianza medida en cifras no sirvió al PP, cuyo presidente, Javier Arenas, para desmontar el panorama dibujado por Fernández, viajó en el tiempo. "En 1983 el paro era de 504.000 andaluces, hoy son más de 700.000. Es verdad que ha incrementado la población activa, pero si antes era el 21% ahora es el 18%. En 26 años de gestión del PSOE sólo ha bajado el paro en tres puntos y nunca se les cayó de la boca el pleno empleo", arremetió Arenas.

Su billete de ida al pasado y de vuelta al presente, que aliñó con parte de las propuestas de resolución que hoy se votarán, como bajadas generalizadas de impuestos y planes extraordinarios de austeridad, tuvo como respuesta que Fernández cuestionara sus fórmulas regresando a su pasado como ministro de Trabajo, del que aparte de mencionar que dejó 1,7 millones de parados en Andalucía, le rescató el fantasma del "decretazo".

Pese a este golpe de efecto, Arenas no se arredró y descubrió que su objetivo no era ni replicar a Fernández ni atacar al antes ministro de Trabajo y hoy consejero de Economía, José Antonio Griñán, al que acusó de ser el desencadenante de una huelga general. Puso de nuevo de manifiesto que sus ganas de medirse con el presidente andaluz, Manuel Chaves, van más allá de su duelo quincenal en la sesión de control o en las urnas, ahora que está reclamando elecciones anticipadas, y cerró su intervención con un órdago: "Tenía que haber subido hoy aquí, porque los andaluces en paro lo habrían querido. Si no sube al debate de Presupuestos ni al del empleo, ¿para qué tenemos un presidente?".

El portavoz económico de IU, Pedro Vaquero, además de criticar al Ejecutivo andaluz por su tardanza en sus medidas contra el desempleo, que contrapuso a la celeridad que ha tenido por socorrer a la banca, consideró que éstas han sido "precipitadas" y lamentó que su finalidad sea la de una "anestesia" que generarán puestos de trabajo con fecha de caducidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios