El Gobierno ultima su nueva propuesta de financiación, "más solidaria y equitativa"

  • El 80 por ciento de la financiación estará destinado a la educación, la sanidad y la dependencia

El Gobierno ultima el documento con su nueva propuesta de financiación autonómica, que recogerá los principios que ha ido exponiendo el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en la ronda de contactos que ha mantenido esta semana con los presidentes autonómicos.

El pasado viernes y tras el Consejo de Ministros, en una comparecencia en la que hizo balance político del año, Zapatero consideró "probable" que el texto esté antes del 31 diciembre y en ello trabaja el Ministerio de Economía y Hacienda de "manera intensa".

Se refirió a las negociaciones y encuentros que mantienen desde hace meses los responsables de ese Departamento con los consejeros autonómicos para que el documento tenga un "grado de consenso mínimo" y anunció una próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Como el 80 por ciento de la financiación está destinado a la educación, la sanidad y la dependencia, considera que mejorarla "es mejorar el estado del bienestar" de los ciudadanos.

Entre los principios del nuevo modelo, apela a los de equidad, solidaridad, estímulos para las comunidades que generan mayor crecimiento económico, reconocimiento de la población real, así como algunas otras circunstancias singulares, como que se tenga en cuenta el coste de la lengua cooficial.

Ésta fue una cuestión que ya abordó el pasado día 23 con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, dentro de la ronda que inició el pasado día 20 con los presidentes autonómicos.

Ese sábado recibió al presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, y al de Andalucía, Manuel Chaves, para dar un impulso a las negociaciones sobre financiación y limar diferencias.

Tras la entrevista con Montilla, de la que no se informó a los medios de comunicación, ni de la mantenida con Chaves, ambas partes señalaron que se dieron pasos hacia el acuerdo, aunque se mantienen algunas discrepancias, a pesar de no haber hablado de cifras.

A su regreso a Barcelona esa misma tarde, Montilla participó en un acto y sus palabras fueron interpretadas como un mensaje sobre la negociación: hay "sombras" que pesan sobre el futuro de los catalanes y que les están poniendo y les pondrán "a prueba", aunque hay "motivos para la esperanza".

Tras la entrevista de Chaves con Zapatero, desde el Gobierno andaluz se señaló que ha habido "un acercamiento importante de posiciones"

El PP criticó el secretismo de esos encuentros y su bilateralidad cuando la financiación es un asunto que afecta a todas las comunidades, por lo que debe de ser tratada en órganos multilaterales, aspecto este último que coincidía con planteamientos de algunos dirigentes socialistas.

Pero una importante dirigente del PP, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se mostró satisfecha tras conocer por boca de Zapatero las bases del nuevo modelo, porque va a resultar "muy positivo" para Madrid.

El pasado lunes, Aguirre era recibida en la Moncloa y el presidente del Gobierno le dio garantías de que se mantendrá la solidaridad, el modelo multilateral y de que se tendrá en cuenta la evolución de la población, algo que beneficia a Madrid.

Al día siguiente recibió a Pérez Touriño, quien le propuso que el nuevo modelo tenga en cuenta, por primera vez, el coste derivado del hecho diferencial de tener lengua propia, lo que fue asumido por Zapatero.

Por la tarde recibió a los presidentes de Asturias y de Extremadura, Vicente Álvarez Areces y Guillermo Fernández Vara, quienes apostaron porque en el modelo ponderen factores como el envejecimiento o la dispersión a la hora de repartir los recursos.

Fernández Vara apostó por acordar un sistema que fortalezca a todas las comunidades, pero que no debilite al Estado, porque "nos debilitamos doblemente".

Al día siguiente, Rodríguez Zapatero recibió al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, a quien garantizó que se reconocerá el aumento de la población.

Camps salió menos satisfecho que Aguirre y se remitió al documento para comprobar su contenido y confió en pasar pronto "de las palabras a los hechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios