El Gobierno ve probable tener listo su modelo de financiación antes de 2009

  • Zapatero confía en que antes del día 31 haya un documento "con un grado de consenso mínimo" · Rajoy acusa al presidente de "engañar a todo el mundo"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró ayer confiado en que antes de que expire el año las comunidades autónomas tengan en su poder la propuesta de su Ejecutivo sobre el nuevo modelo de financiación autonómica. "Es bastante probable", dijo el presidente, "que haya un documento antes del 31 de diciembre, con un grado de consenso mínimo para desarrollar en sus detalles". El objetivo es que dicho documento sea aceptado globalmente y obtenga un respaldo que permita la convocatoria posterior del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Pero, por el momento, esa esperanza de Zapatero en el consenso recibió ayer mismo un varapalo desde las filas del Partido Popular, donde su número uno, Mariano Rajoy, se mostró desconfiado y al ataque. Según el presidente del PP, Zapatero promete a cada comunidad autónoma "lo que quiere oír, aunque sean cosas distintas y contradictorias. Lo que hace es engañar a todo el mundo", acusó el líder de los populares al jefe del Gobierno.

Forme o no parte de la lucha dialéctica habitual que sostienen PSOE y PP, el caso es que a cuatro días vista de fin de año, las posiciones entre ambos se antojan lejanas. Tanto, que el propio Zapatero reconoció que "la unanimidad sería un éxito absoluto". El presidente destacó, en este sentido, que las críticas parten siempre de aquellos que están en ninguna de las reuniones y mostró su esperanza en que el PP tenga voluntad constructiva.

Y lo que quiere el PP, según sus últimas referencias al asunto de la financiación autonómica, es que ésta "garantice la suficiencia de todas las competencias y no se lleve a cabo a costa de un incremento del déficit o de los impuestos". Esta fue una de las conclusiones al término de la reunión mantenida ayer en Madrid por el vicesecretario de Política Autónomica y Local [y presidente del partido en Andalucía], Javier Arenas, y el portavoz de Economía en el Congreso, Cristóbal Montoro, con los consejeros de las seis regiones gobernadas por el PP, además de Ceuta y Melilla.

Para los representantes populares, la propuesta de Moncloa surge del "cheque en blanco" que Zapatero dio a la Generalitat para la redacción del Estatuto de Cataluña , por lo que lamentan que el objetivo de la reforma del sistema sea el "sostenimiento" de sus alianzas políticas y "la necesidad de solucionar sus problemas internos derivados de las amenazas del PSC".

El enfrentamiento tiene su espejo en Andalucía. Arenas no desaprovechó la oportunidad para arremeter contra Chaves, de quien criticó su "obediencia ciega" a Zapatero, por lo que considera que hace prevalecer los "intereses partidistas" por encima de los de Andalucía. Arenas agregó que aún está esperando a que salga una fotografía de ese encuentro "a escondidas y de forma clandestina" que mantuvieron Chaves y Zapatero el pasado sábado en el palacio de La Moncloa para tratar la financiación y la deuda histórica.

En las filas de enfrente, el secretario de Organización del PSOE-A, Rafael Velasco, dijo no entender y parecerle "extraño" que Arenas, "no confíe en las gestiones que hacen los presidentes autonómicos" de su propio partido. Velasco reaccionó así ante la demanda que hizo anteayer Arenas a Chaves, en cuanto a la necesidad de que se celebre una reunión entre las formaciones políticas andaluzas, para tratar de consensuar un documento sobre la financiación autonómica, previamente a la aprobación del nuevo modelo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Velasco recordó que, en este contexto, Chaves "está defendiendo lo mismo que se aprobó por unanimidad en el Parlamento en un debate específico sobre financiación. Se trata de conseguir un nuevo modelo de financiación para muchos años", añadió el número tres de los socialistas andaluces, que exigió al líder del PP "que tenga mucho tacto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios