El juez Garzón toma declaración a los detenidos en la operación Troika

  • Diez de los 20 detenidos por presunto blanqueo de dinero residían en la Costa del Sol

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón tomó ayer declaración a las diez personas detenidas el viernes en varios puntos de la provincia de Málaga en el marco de la operación contra las mafias rusas, conocida como Troika.

Garzón llegó a la Ciudad de la Justicia de la capital alrededor de las 18.00 y accedió al edificio por la entrada trasera del inmueble, en el interior de un vehículo Audi de color negro.

Previamente, el juez decidió trasladar a Madrid y prorrogar la detención de los cuatro arrestados en Mallorca, entre los que se encuentra el presunto jefe de la organización, Gennadios Petrov, hasta que el próximo lunes se celebre una vista de prisión en la Audiencia Nacional, en la que se determinará su situación procesal (cárcel o libertad) y la del resto de detenidos en la operación contra la mafia rusa desarrollada ayer en diversos puntos del país. El juez Garzón ha decretado secreto de sumario.

Después de escuchar las declaraciones de Petrov, la Fiscalía imputa al presunto jefe de la organización, Gennadios Petrov, el delito más grave, que es el de blanqueo de dinero a través de la asociación criminal, por el que el Código Penal tipifica una pena de entre 6 y 9 años de prisión.

Según indicaron fuentes de la investigación, la operación Troika, dirigida por la Comisaria General de la Policía Judicial, tiene como objetivo la Tamboskay, un grupo criminal ruso que toma su nombre de una localidad próxima a San Petersburgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios