Condenado a un año de cárcel por agredir en la entrepierna a un guardia civil

  • El agente le sorprendió fumando porros y el condenado le golpeó cuando le iba a identificar

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un año de prisión a un joven de 24 años por dar un manotazo y una patada en la entrepierna a un guardia civil que le había sorprendido fumando porros en un paraje de la localidad sevillana de Bormujos.

Los hechos ocurrieron el 19 de agosto de 2006, cuando una patrulla fue a identificar al inculpado, que se encontraba con unos jóvenes en el Paraje del Pimpollar de Bormujos "consumiendo una copa y fumándose un cigarrillo de hachís". El joven, que creía que el consumo de drogas le podía perjudicar por una condena que tenía en suspensión, "se puso nervioso y salió corriendo", golpeando al agente que le atrapó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios