Chaves insiste en que la crisis acabará en 2010 con un crecimiento del 3%

  • El debate sobre la economía entra en el Parlamento de la mano de PP e IU · El presidente dice que la subida del desempleo se debe a que aumenta la población activa, aunque admite que "el paro es lo más doloroso"

Comentarios 15

"Estamos mejor preparados que en 1993, lograremos la velocidad de crucero de un 3% de crecimiento económico en 2010 y se generará empleo". En esta frase condensó ayer el presidente andaluz, Manuel Chaves, su respuesta parlamentaria a la oposición sobre la crisis y el aumento imparable del desempleo. Un mensaje con un fin tranquilizador pero nada convincente para ninguno de los portavoces de PP e IU, Javier Arenas y Diego Valderas. El primero vio en el PSOE la estrategia de los "trileros" para engañar a la ciudadanía, y el segundo entendió que urgen medidas "extraordinarias" y no "chapuzas".

Chaves, que se esforzó por esquivar el término crisis aunque sin entrar ya a rebatirlo, esgrimió la excelencia de las 35 recetas contra la desaceleración activadas por el Gobierno andaluz, basándose en los 1.374 millones directos que conllevan y los 3.500 indirectos de la iniciativa privada que reactivarán. Una inyección económica que completó con los 42.000 millones de la inmediata puesta en marcha de los planes andaluces de vivienda e infraestructuras que minimizarán el impacto en la construcción, el único sector donde la destrucción de empleo es una realidad, aunque aún no extrapolable a los demás.

Según Chaves, el aumento del paro no es por esta causa, sino por el incremento de la población activa y, como prueba, mencionó los 3.000 puestos creados en el primer trimestre del ejercicio. No obstante, admitió la "mala noticia" del desempleo, como el "efecto más negativo y doloroso" de esta coyuntura, que quiso rebajar a los ojos de la oposición recordando que en Andalucía la tasa de paro es del 14,8/ de la población activa, una cifra distante del 18% de la media estatal que había bajo el Gobierno de Aznar y en la que "España iba bien".

Con estos argumentos, Chaves se esforzó por rebatir a un Arenas duro en el contraataque. El líder popular no sólo le recriminó su afán por no admitir la crisis, ignorando los supermercados vacíos y las colas en las gasolineras o que uno de cada tres parados españoles sea andaluz. Situó esta coyuntura en el ámbito del "fracaso personal" de Chaves, tras cinco promesas consecutivas de pleno empleo y después de haber "jugado" en cinco ocasiones con las previsiones de crecimiento económico en quince días. Una política que resumió en el juego de "unos trileros que engañan a los ciudadanos", lo que provocó una reacción airada de la bancada socialista y del propio Chaves, que le pidió más respeto y menos insultos.

Valderas, que situó los datos del paro en la categoría de "alarmantes", ahondó en la crítica al Gobierno reprochándole su empecinamiento por sostener en la construcción el modelo económico insuflándole más dinero, lo que le llevó a poner en duda el "horizonte 2010" para la recuperación del ciclo de bonanza.

De no cumplirse sus previsiones, como anunciara hace una semana su vicepresidente económico, José Antonio Griñán, Chaves le repitió a Valderas que en caso de que el crecimiento económico se desplomara al 2%, el Gobierno recurriría a su capacidad de endeudamiento para no frenar la inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios