Campañas ruinosas para cereales y aceituna y golpe a la ganadería extensiva

  • Las precipitaciones de esta semana benefician algo a campañas en curso como la del olivar para aceite y la montanera

Ganado extensivo en la comarca de la Janda (Cádiz) en una zona sin apenas pastos. Ganado extensivo en la comarca de la Janda (Cádiz) en una zona sin apenas pastos.

Ganado extensivo en la comarca de la Janda (Cádiz) en una zona sin apenas pastos. / archivo

Las organizaciones agrarias recopilan pérdidas por la sequía, que han afectado sobre todo a los cultivos de secano y a la ganadería, ya que el regadío acaba de finalizar una campaña normal . Incluso se prorrogó el riego -cuya campaña finaliza el 15 de septiembre- hasta bien entrado octubre para los cultivos que no hubieran consumido su dotación en su totalidad. Para el agricultor, el panorama es incierto, y no sabe qué decisiones tomar de cara al futuro. "No está asegurada el agua en la próxima campaña. Eso es lo que tiene que saber", señala Vicente Pérez, director general de Asaja Andalucía. Pérez lamenta, sobre todo y en lo que se refiere al secano, la merma tremenda de entre un 30% y un 40% en la cosecha de cereales y las dificultades de la ganadería extensiva en todas sus formas: vacuno, ovino, caprino y porcino. Al no disponer de pasto, los ganaderos han tenido que recurrir al pienso, con la elevación de costes que ello supone y "han necesitado incluso de cubos y cisternas para alimentar al ganado en las zonas donde hay menos agua".

Desde los servicios técnicos de COAG Andalucía se añade que la campaña de la aceituna ha sido "catastrófica", con el 60% de la aceituna no verdeable. La destinada para aceite se ha beneficiado de las lluvias caídas en la última semana, que han hecho que el fruto adquiera más volumen y por tanto sea más fácil de recolectar. Eso es más así en zonas como Córdoba y Sevilla que en Jaén, donde ha llovido menos. Allí, según informa COAG, "se han frenado las pérdidas diarias pero el producto no ha adquirido calibre". En todo caso, se espera una merma de la producción de aceite de oliva de entre el 20% y el 30% para esta campaña.

Otros productos, como las frutas tropicales de la Axarquía, están tensionados por la poca agua embalsada; mientras que el almendro y la miel se están viendo perjudicados por la temprana floración, que repercute en la calidad del producto. La bellota, fundamental para la montanera, se ha beneficiado algo de las últimas lluvias y sobre todo se ha frenado la muerte súbita de algunas encinas afectadas por la seca.

Respecto a las medidas para paliar los efectos de la sequía, la Consejería de Agricultura ya ha planteado préstamos bonificados y ahora mismo está abonando el anticipo de las ayudas de la PAC a los sectores más afectados.

Vicente Pérez, director general de Asaja Andalucía, reclama, además de esos créditos, una reducción del IBI rústico, la rebaja de los módulos del IRPF -una medida que ha sido habitual en los últimos años por parte del Gobierno central- y rebajar los costes energéticos del regadío, que aún paga por el término de potencia en las épocas en las que no está en uso.

También piden adaptar el seguro agrario a las zonas -"los hay para heladas en lugares donde nunca las hay"- y recuperar la subvención de las administraciones. La Junta tiene previsto subir de cinco a seis millones su aportación, pero UPA ya ha denunciado que el Gobierno prevé un recorte base del 10% para todas las líneas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios